La despedida de Agustín Canapino a su padre: "Eras el director de toda la orquesta, y el mejor director que podía haber"

LA NACION
·2  min de lectura
Alberto y Agustín Canapino: un equipo, una orquesta
Fuente: Archivo - Crédito: ACTC Oficial

La noticia sorprendió al mundo del automovilismo. Alberto Canapino, reconocido preparador de chasis en el Turismo Carretera, falleció este lunes, a los 57 años por coronavirus. El mentor de estrellas como Juan María Traverso, Guillermo Ortelli, Norberto Fontana y su hijo, Agustín Canapino, se encontraba internado en el Sanatorio Otamendi, y hace varios días que estaba en un estado delicado.

Su hijo Agustín, cuatro veces campeón del Turismo Carretera, y que el día anterior había triunfado en la última carrera del Super TC 2000 en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, escribió en sus redes sociales un cálido adiós: "Mi viejo, mi amigo, mi hermano, mi socio, mi profesor, mi psicólogo, mi todo... la vida siempre nos llenó de desafíos, como te dije en nuestra última charla antes de que te durmieran, gracias por todo lo que me diste, no sería nada sin vos".

Aslan Karatsev: la máquina rusa no se detiene, hace historia y va por la conquista del Australian Open

"Este virus de mierda es una película de terror, me cagó a piñas.Por favor, quienes puedan, cuídense para cuidar a sus seres queridos, no saben lo que duele, te deja sin aire, sin nada. Te prometo que voy a seguir, no sé cómo, porque vos eras el director de toda la orquesta, y el mejor director que podía haber, pero de alguna manera voy a seguir, como pueda, hay mucha gente que me va a ayudar porque ni vos sabés la cantidad de gente que ayudaste y enseñaste en este deporte que era tu vida, nuestro amado automovilismo".

Se va: Nacho Fernández deja River y ya es jugador de Atlético Mineiro

"Hoy siento que no puedo, quienes están conmigo saben lo duro que ha sido todo siempre para mi y en especial estos dos últimos años. Les aseguro que las victorias y los títulos no sirven de nada si no tenés a tus seres queridos sanos de cuerpo y mente al lado tuyo", confesó Agustín, visiblemente conmovido. Para rematar con un sentido adiós: "Gracias Pa, no te imaginás lo que ya te extraño y te voy a extrañar"