"Desorden social reinó estos días santos", afirma Arquidiócesis

·2  min de lectura

Perla Miranda

CIUDAD DE MÉXICO, abril 5 (EL UNIVERSAL).- La Arquidiócesis Primada de México lamentó que esta Semana Santa se celebró en medio de contradicciones y que el "desorden social" reinó en estos días santos.

A través de su editorial semanal publicado en la revista Desde la Fe, destacó que, de acuerdo con las noticias, en los días santos prevaleció la violencia, asesinatos, discriminación, video escándalos, injusticias, impunidad, corrupción, xenofobia, actos violentos para exigir falsos derechos y descalificaciones entre instituciones.

Lo anterior, abundó, contrasta entre los millones de creyentes que, pese a la pandemia por el Covid-19, decidieron renovar su fidelidad al camino de Cristo, mientras que otros "continúan sirviendo a la violencia y a la muerte".

La Arquidiócesis Primada de México señaló que "en medio de este laberinto, que pareciera no tener fin, la Iglesia católica les saluda" y les recuerda que "sólo el Evangelio tiene una fuerza transformadora capaz de cambiar radicalmente nuestra realidad".

Por último, comentó que "celebrar la Resurrección de Cristo, como lo hacemos ahora, es mirar más allá de la oscuridad de la cruz, que nos muestra cómo la injusticia humana, en todas sus versiones, ha tratado de acabar con la vida en todas sus formas".

Al presidir la misa dominical en la Catedral Metropolitana, el arzobispo Carlos Aguiar Retes advirtió que los grandes desafíos que imperan en la sociedad mexicana se deben a la violencia y a las injusticias, por lo que es muy conveniente renovar la fe hacia Jesús.

"Celebremos, pues, la fiesta de la Pascua, no con la antigua levadura, que es de vicio y maldad, sino con el pan sin levadura, que es de sinceridad y verdad. Por tanto, es indispensable meditar y contemplar con frecuencia que mi destino es atravesar la muerte para llegar a la vida. Es un esfuerzo personal y comunitario, pues la comunidad fortalece mi fragilidad ante las tentaciones, y me mantiene firme en la fe y en la confianza en el amor de Dios".