Desmienten asesinato de edil de Tapanatepec, Oaxaca

·4  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., febrero 6 (EL UNIVERSAL).- Como una forma de defenderse de los señalamientos en su contra por los comentarios que realizó en Chahuites, Oaxaca, en contra del edil de ese municipio, unos días antes de que lo asesinaran, el diputado federal por el Partido del Trabajo (PT), Gerardo Fernández Noroña, y el grupo parlamentario de ese partido aseguraron que no se le puede responsabilizar por la violencia en la zona, dado que el fin de semana pasado también mataron a otro presidente municipal, el de Tapanatepec.

Dicha afirmación, expresada como una forma de deslindarse de toda responsabilidad por el asesinato de Leobardo Ramos Lázaro, presidente municipal de Chauites, es falsa, pues el edil de Tapanatepec, Ruffo Eder Soriano Gonzáles, no ha sufrido ningún ataque y se encuentra en ejercicio sus funciones sin ningún contratiempo.

Los dichos de Fernández Noroña y del PT sobre el supuesto asesinato del edil de Tapanatepec fueron parte de una serie de mensajes que el legislador federal y su grupo parlamentario realizaron luego de que se dio a conocer que el pasado 31 de enero, en su visita a Chahuites, municipio de la zona oriente del Istmo de Tehuantepec, lanzó acusaciones en contra del edil, quien fue asesinado cuatro días después.

Aquel día, el diputado señaló a Ramos Lázaro de robar al erario, un señalamiento que anteriormente había realizado una organización social ante la Fiscalía General de la República (FGR), ante lo cual, y con un lenguaje coloquial, el legislador pidió a los habitantes denunciarlo y plantarle cara.

"Me dicen mis fuentes que el alcalde pedorro de aquí de Chahuites llegó pobre, sin una casa y que ya tiene tres", cuestionó Fernández Noroña, y lo acusó de "violento y corrupto".

"Les voy a hacer una pregunta fuertecita, ¿cuántos huevos tiene el alcalde? Tendrá dos, ¿y ustedes compañeros cómo andan? Y las mujeres cuando se deciden son muy firmes… Hay que apretarle al alcalde, hay que apretarle", se le oye decir también en un video del evento, por lo que a través de redes sociales usuarios lo responsabilizaron del asesinato.

Tras dichos señalamientos, el diputado federal acusó una campaña de linchamiento en su contra desde el gobierno de Oaxaca.

A través de su cuenta de Twitter, Fernández Noroña acusó que intentan culparlo de la violencia contra los alcaldes de Oaxaca, a lo que llamó "una campaña miserable". En sus tuits, Fernández Noroña aseguró que es ruin culparlo a él o al pueblo del asesainto del edil, y señala que el crimen fue responsabilidad de un comando.

"Yo convoqué a presentar las denuncias a la @SFP_mx. El pueblo de Chahuites no ejecuta con comandos a sus autoridades municipales. Es una infamia contra ese pueblo trabajador y contra mi persona".

Además, en otro mensaje señala: "También fue asesinado el alcalde de Tapanatepec, Oaxaca. Me van a echar la culpa de su incompetencia -del gobierno de Oaxaca-, de la violencia contra los alcaldes que existe antes, durante y después de mi gira. No cabe duda que lo suyo es la hipocresía".

A esta defensa se sumó el grupo parlamentario del PT, que en un comunicado condeno los ataques y repitió como defensa el supuesto asesinato de otro edil.

"Lamentamos que esta parte del país atraviese por momentos difíciles, pues los grupos delictivos se han apoderado de la región, generando violencia y viviendo en total impunidad, claro ejemplo es que además del alcalde de Chahuites, ese mismo fin de semana fue asesinado el edil de Tapanatepec, Oaxaca", afirmaron.

Pese a estas declaraciones, en la página oficial del Ayuntamiento de San Pedro Tapanatepec, municipio limítrofe con Chiapas y vecino de Chahuites, se observa un video de este viernes, donde se ve al presidente municipal anunciando la entrega de material médico que le hizo la Fundación Alfredo Harp Helú.

Además, de acuerdo con un recuento de EL UNIVERSAL, en los últimos cinco años no se había registrado el asesinato de ningún presidente municipal en funciones en la región del Istmo de Tehuantepec, hasta el crimen contra el edil de Chahuites el pasado jueves 4 de febrero mientras circulaba con su camioneta en la colonia San Antonio de la población.

Lo anterior pese a que la violencia se ha desbordada en la zona oriente del Istmo en los últimos años.

En 2018, por ejemplo, fueron asesinados y encontrados en la batea de una camioneta entre los límites de Tapanatepec ocho personas de Ixhuatán, Reforma de Pineda y Juchitán; mientras que en 2019 ejecutaron a cuatro personas de Chiapas, también en Tapanatepec; en la misma población fueron asesinados cinco personas en una camioneta en el 2020.

Además, en febrero del 2020 fue asesinado, frente a su domicilio, Modesto Valencia, originario de Chahuites e integrante del Frente Democrático ProDefensa del Pueblo, quien denunció los actos de corrupción del edil Leobardo Ramos y exigió una auditoría de la Federación por el desvío millonario de recursos públicos.