Deslumbrante: hallan en las ruinas de Pompeya un local de comidas al paso íntegro

Elisabetta Piqué
·3  min de lectura

ROMA.- Las ruinas de Pompeya, la antigua ciudad romana sepultada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 d.C., siguen sacando a la luz impresionantes tesoros. Tal como anunció hoy el Ministerio de Bienes Culturales italiano, esta vez los trabajos de excavación de los arqueológos revelaron un "termopolio". Es decir, un almacén de comidas al paso, perfectamente intacto e, incluso, con comida caliente a punto de ser vendida, aún conservada en recipientes de la época.

En lo que fue descrito como el hallazgo del antecedente de lo que hoy se conoce como "street food", este local se conservó como estaba en el instante de la erupción que sepultó de la lava a la ciudad. El director del Parque Arequológico de Pompeya, Massimo Osanna, destacó, de hecho, que en el ambiente, casi totalmente íntegro, se hallaron una gran variedad de platos, entre los cuales una especie de "paella" de ese tiempo, un trozo de cabrito y algunos caracoles. Además, en los recipientes del termopolio, aparecieron vasijas de terracota con huellas de alimentos que se vendían al paso, fríos y calientes: comida de hace casi 2000 años.

Aunque el hallazgo más sorprendente fue el de las decoraciones de la mesada del comercio, con frescos con colores más que vivos: una ninfa marina a caballo, dos ocas colgadas cabeza abajo -listas para ser cocinadas y consumidas-, un gallo y un perro. Fragmentos óseos pertinentes a estos mismos animales también fueron hallados en el interior de las vasijas encontradas adentro de la mesada, junto a comida destinada a la venta, explicó el Ministerio de Bienes Culturales, que subrayó que los animales representados en frescos de colores tan vivos aparecen casi en forma tridimensional.

Los termopolios eran los lugares donde ser servían comidas y bebidas calientes, como indica su nombre de origen griego, que contaban con mostradores con forma de "L", en los que se insertaban grandes vasijas para los alimentos. Solo en la ciudad de Pompeya se estima que había unos ochenta comercios de este tipo, pero ninguno con un mostrador con frescos tan impactantes como los salidos a la luz ahora. En el local, que tenía un segundo ambiente en la parte trasera y un piso superior, también se encontraron restos de dos hombres. Uno de los dos, de cerca de 50 años, según la antropóloga Valeria Amoretti, estaba recostado sobre una litera de la parte trasera.

El escenario ofrece elementos para imaginar los últimos momentos antes de la catastrófica erupción del Vesubio: "El almacén parece haber sido cerrado a las apuradas y abandonado por sus propietarios", explicó Osanna. "Pero es posible que alguien, quizá el hombre más anciano, haya quedado adentro y haya muerto en la primera fase de la erupción, aplastado por el derrumbe del techo", agregó.

Los huesos hallados de un segundo hombre, también especuló, pueden haber sido de un "ladrón o de alguien que se escapaba, hambriento, que intentó hacerse de algo de comida y fue sorprendido por los vapores ardientes con una mano en la tapa de una olla que había acabado de abrir".

El nuevo hallazgo se encuentra en el área de las famosas ruinas denominada "Regio V", delante de lo que solía ser una plaza muy frecuentada. En noviembre pasado, en otra zona fueron hallados dos cuerpos intactos, otro descubrimiento que tuvo gran repercusión.

Osanna subrayó que el descubrimiento del termopolio de ahora representa "una increíble fotografía del día de la erupción" y un "giro para los estudios sobre la vida, usos y costumbres, pero especialmente, sobre la alimentación, de los romanos de esa época". "Será un regalo para los visitantes en Pascuas", agregó, dando a entender que, debido a la pandemia, no podrá reabirse mucho antes este sitio arqueológico que, más allá del confinamiento, no deja de sacar a la luz maravillas.