Deslinda Lozoya a su hermana de Odebrecht

·2  min de lectura

Diana Lastiri

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- Luego de señalar a tres expresidentes de la República, legisladores y a un exsecretario de Estado de participar en los sobornos del caso Odebrecht, el extitular de Pemex Emilio Lozoya deslindó a su hermana y a los hombres encargados de repartir el dinero.

Según su ampliación de denuncia, presentada el 8 de octubre pasado, Lozoya señaló que la Fiscalía General de la República (FGR) cuenta con un documento que acredita que su hermana Gilda Susana Lozoya Austin, contra quien pesa una orden de aprehensión por asociación delictuosa y lavado de dinero, no recibió recursos de Odebrecht.

"Factura a nombre de beneficiaria [Gilda Susanna Lozoya Austin], lo que evidencia que ella no recibió pago alguno siendo beneficiaria sino que Emilio Lozoya controlaba los procesos financieros", señala.

El documento forma parte de la investigación que la FGR tiene contra Lozoya y fue obtenido a través de una colaboración internacional con la Confederación Suiza, que envió información sobre las empresas que fueron contratadas y utilizadas para triangular recursos para financiar la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012.

En su declaración del 4 de septiembre pasado, Lozoya indicó que sus excolaboradores Rodrigo Arteaga Santoyo, quien fue su secretario particular, y Francisco Olascoaga Rodríguez tienen en su poder los recibos originales firmados por Rafael Caraveo, extrabajador del Senado que se encargaba de recibir dinero en efectivo de los sobornos y repartirlos entre distintos panistas, así como el video completo de la entrega del dinero en maletas y cuyo extracto de cuatro minutos fue difundido en agosto pasado.

Por ello, afirmó que tanto él como sus abogados han realizado diversas gestiones para que Arteaga y Olascoaga acudan a declarar ante la FGR, pero no han tenido éxito, razón por la que solicitó al Ministerio Público federal citarlos a declarar.

Explicó que sus excolaboradores tenían conocimiento de que el dinero que entregaban era por concepto de sobornos.

"Era personal de toda mi confianza. Ellos tenían conocimiento del objetivo que perseguíamos con las entregas de dinero.

En el caso de Rodrigo Arteaga él era mi secretario particular, por lo que yo le compartí en múltiples ocasiones que este esquema era una instrucción de Peña Nieto y Luis Videgaray Caso de cara a obtener los votos necesarios para la aprobación de la reforma energética. En el caso de Francisco Arteaga él también sabía que éramos objeto de extorsión por parte del grupo legislativo del PAN".

"Yo instruí a Arteaga a Francisco Olascoaga y Norberto Gallardo a coordinar los esquemas antes descritos. De tal manera que ellos actuaban bajo instrucciones y no por iniciativa propia", dijo.