Deslaves e inundaciones dejan 31 muertos en sur de Filipinas

ASI-GEN FILIPINAS-TORMENTA (AP)
ASI-GEN FILIPINAS-TORMENTA (AP)

Al menos 31 personas fallecieron y otras nueve desaparecieron a causa de las inundaciones repentinas y los deslaves provocados por lluvias torrenciales que sacudieron una provincia del sur de Filipinas durante la noche y atraparon a algunos residentes en sus tejados, dijeron funcionarios el viernes.

La mayoría de las víctimas fueron arrastradas por las crecidas y se ahogaron o fueron alcanzadas por deslaves cargados de escombros en tres ciudades en la región más afectada, Maguindanao, explicó Naguib Sinarimbo, ministro de Interior de la región autónoma musulmana formada por cinco provincias que está dirigida por exguerrilleros.

“La cantidad de lluvia que cayó durante la noche fue inusual, bajó por las laderas de las montañas y desbordó los ríos", contó Sinarimbo a The Associated Press por teléfono.

“Espero que la cifra de víctimas no aumente mucho más, pero todavía hay unas pocas comunidades a las que no se ha podido acceder", afirmó agregando que las lluvias han amainado desde el viernes por la mañana, lo que hizo que las inundaciones empiecen a remitir en varias zonas.

Según Sinarimbo, en base a los reportes de alcaldes, gobernadores y funcionarios de emergencias, 26 personas fallecieron en su mayoría ahogadas en las localidades costeras vecinas de Datu Odin Sinsuat y Datu Blah Sinsuat, y otras cinco en Upi, todas en Maguindanao.

Otras cinco personas estaban desaparecidas en Datu Blah Sinsuat, de acuerdo con el alcalde de la localidad, Marshall Sinsuat. Sinarimbo indicó que se desconocía el paradero de cuatro más en otros lugares.

Las precipitaciones estuvieron provocadas por la tormenta tropical Nalgae que, según los pronósticos, llegará a la costa oriental de Filipinas desde el océano Pacífico el sábado por la mañana.

Unas 5.000 personas fueron evacuadas de forma preventiva de la trayectoria de la tormenta, la 16ta que azota el país este año. Según los meteorólogos del gobierno y otros funcionarios, no se espera que el meteoro alcance categoría de tifón.

Unos 20 tifones y tormentas llegan al archipiélago filipino cada año. Ubicado en el llamado “Cinturón de Fuego” del Pacífico, una región que registra muchas erupciones volcánicas y terremotos, el país del sudeste asiático en uno de las más propensos a los desastres del mundo.