La desinformación orquestada por los Estados amenaza las democracias, según ONG

Una manifestación el 30 de abril de 2018 en Moscú para demandar libertad en internet (AFP/Archivos | Alexander Nemenov)

Los gobiernos alrededor del mundo recurren cada vez más a las redes sociales para manipular elecciones y monitorear a sus ciudadanos, en una tendencia preocupante para la democracia, según un informe publicado este martes por una ONG.

En su reporte anual sobre libertad en línea, la organización Freedom House encontró evidencia de "programas avanzados de vigilancia en redes sociales" en al menos 40 de 65 países analizados.

El informe dice que la libertad en internet se redujo por noveno año consecutivo, con autoridades en algunos países simplemente eliminando el acceso a la red como parte de sus esfuerzos para manipular, mientras otros usan ejércitos de propaganda para distorsionar información en las plataformas sociales.

"Muchos gobiernos están descubriendo que en las redes sociales, la propaganda funciona mejor que la censura", dijo Mike Abramowitz, presidente de Freedom House.

"Autoritarios y populistas en todo el mundo están explotando la naturaleza humana y los algoritmos computarizados para conquistar las urnas, pasando por encima de las normas diseñadas para asegurar elecciones libres y justas", añadió.

La desinformación fue la táctica más usada para afectar elecciones, según el grupo.

"Populistas y líderes de ultraderecha han aumentado su entusiasmo no solo por crear desinformación viral sino también por alimentar redes que la difundan", dice el reporte "Freedom on the Net" (Libertad en la red) 2019.

El informe también indica que algunos gobiernos "restringen el acceso a aplicaciones y plataformas específicas utilizadas por la oposición para movilizaciones, o recurren directamente a cerrar la internet".

En 47 de los 65 países, individuos fueron arrestados por sus creencias políticas, sociales o religiosas compartidas en línea; y las personas resultaron propensas a sufrir violencia física por sus actividades en línea en al menos 31 países.

China se mantuvo como el peor país en términos de libertad en internet por cuarto año consecutivo, detalló el informe.

La libertad en línea decayó en 33 de los 65 países revisados, según el reporte.

- Cae libertad en EEUU -

En Estados Unidos, en tanto, "funcionarios y agencias de inmigración ampliaron su vigilancia sobre las personas".

"Agentes monitorearon con mayor frecuencia plataformas de redes sociales y condujeron revisiones desautorizadas de dispositivos electrónicos de viajeros para recopilar información sobre actividades constitucionalmente protegidas como las protestas pacíficas y el periodismo crítico", detalló Freedom House.

También la desinformación fue reina en Estados Unidos, enfocada principalmente en las elecciones de mitad de mandato de 2018, donde "actores tanto locales como extranjeros manipularon contenidos con fines políticos, socavando el proceso democrático y atizando las divisiones en la sociedad".

En Brasil, la victoria electoral del presidente Jair Bolsonaro fue un "punto clave para la interferencia electoral digital" con ciberataques dirigidos por actores anónimos contra periodistas, entidades gubernamentales y una inédita manipulación en redes sociales. "Una vez en el poder, Bolsonaro contrató a asesores comunicacionales a los que se atribuyen con liderar una sofisticada campaña de desinformación", indicó el informe.

Freedom House agregó que los gobiernos están recurriendo cada vez más a la inteligencia artificial para controlar y censurar a las personas en internet.

"Antes reservadas a las agencias de inteligencia más poderosas del mundo, herramientas de espionaje de macrodatos se están diseminando por el mundo", dijo Adrian Shahbaz, director de investigación para tecnología y democracia de Freedom House.

"Avances en IA (inteligencia artificial) están impulsando un explosivo y desregulado mercado de vigilancia sobre las redes sociales", dijo Shahbaz. "Incluso en países con medidas considerables de protección a las libertades fundamentales, ya se han reportado abusos".

Los mayores declives de la libertad en internet se registraron en Sudán (-10) y Kazajistán (-6), seguidos por Brasil (-5), Bangladés (-5) y Zimbabue (-5).

El reporte señala, por otra parte, mejoras en 16 países, con Etiopía a la cabeza.

En la región, Venezuela cayó 4 puntos mientras que Cuba mejoró un escalón, ambos aún considerados países con internet "no libre" por Freedom House.

En Colombia (-2), Ecuador (+1) y México (0) el internet es considerado "parcialmente libre", mientras que solo Argentina (0) de los siete países evaluados en la región, es "libre".

A pesar de la sombría expectativa, Abramowitz mencionó ejemplos positivos en los que la tecnología ha propiciado cambios prodemocráticos, entre los que incluyó al Líbano, donde una reciente e inédita protesta popular, convocada a través de las redes sociales, provocó la renuncia del primer ministro.