El desigual saldo de muertos por COVID-19 en California

·4  min de lectura
Nicole Flores, de 10 años, en una celebración de Día de Muertos en Fresno, California, el 30 de octubre de 2021. (Tomas Ovalle/The New York Times)
Nicole Flores, de 10 años, en una celebración de Día de Muertos en Fresno, California, el 30 de octubre de 2021. (Tomas Ovalle/The New York Times)

ENCINITAS, California — Los acordes de celebración de una banda de mariachis llenaron el centro comunitario. En todas las superficies, parecía que las frescas flores de cempasúchil brillaban con un naranja intenso.

Además, en este pueblo al norte de San Diego, dos tipos de máscaras estuvieron presentes durante el pasado Día de Muertos: rostros pintados de blanco y negro para lucir como calaveras, así como del tipo más conocido: mascarillas de tela para evitar la propagación del coronavirus.

El virus con el que hemos vivido durante casi dos años nos dejó lidiando con un enorme y profundo nivel de pérdida. El lunes, el saldo oficial de muertos en todo el mundo por la COVID-19 alcanzó los cinco millones de personas.

En California, la pandemia ha llenado el Día de Muertos de un significado particular y doloroso.

La COVID-19 ha causado la muerte de más de 32.000 latinos en California, lo que le da a este grupo la tasa de muerte más alta de cualquier raza o etnicidad en el estado.

Naimeh Woodward, presidenta de Encinitas Friends of the Arts, la asociación organizadora de la celebración de Día de Muertos del fin de semana, me dijo: “Este año, es de verdad relevante, más que nunca”.

El Día de Muertos recuerda y rinde homenaje a los muertos el 1 y 2 de noviembre (Día de Todos los Santos y Día de los Santos Difuntos, respectivamente, en el calendario católico). El festejo, celebrado en todo México, ha ganado popularidad en el mundo entero y en Estados Unidos en las últimas décadas, con un impulso adicional de la película “Coco” de Pixar de 2017.

Danza Azteca Misión San Luis Rey se presenta en el Octavo Festival Anual de Día de Muertos en Encinitas, California, el 30 de octubre de 2021. (Ariana Drehsler/The New York Times)
Danza Azteca Misión San Luis Rey se presenta en el Octavo Festival Anual de Día de Muertos en Encinitas, California, el 30 de octubre de 2021. (Ariana Drehsler/The New York Times)

En el evento en Encinitas, velas coloridas, calaveras pintadas, flores reales y de papel, así como fotografías enmarcadas de rostros sonrientes estaban alineadas en las mesas. Estos altares u ofrendas son para motivar a los seres queridos que han partido a regresar por un breve momento al mundo de los vivos.

Vi ofrendas adornadas con mangos, pan dulce, latas de cerveza Tecate y botellas de vidrio de Coca-Cola. Guirnaldas y ramos de cempasúchil brillantes ayudan más a atraer a los espíritus.

“Si no pones la fotografía ahí, eso significa que te olvidaste de ellos, es por eso que cada año tienes que recordarlos para que puedan venir y bendecirte”, dijo Beatriz Villarreal, quien creció en Ciudad de México y funge como maestra de ceremonias en el evento de Encinitas. “A mi padre le encantaban el whisky y el chocolate, así que puse una botella de whisky y un poco de chocolate”.

Los latinos conforman el grupo étnico más grande en California (el 39 por ciento de la población), pero el porcentaje de fallecimientos por la COVID-19 es incluso más alto (el 45 por ciento), en particular entre grupos etarios más jóvenes. Lo mismo es cierto en el ámbito nacional.

El 66 por ciento de las personas entre los 18 y los 34 años que han fallecido por COVID-19 en California eran latinas, aunque los latinos representan solo el 45 por ciento de la población en ese grupo etario, según Los Angeles Times. En contraste, los californianos blancos componen el 30 por ciento de ese grupo etario, pero el 12 por ciento de sus decesos.

Hay varias razones: es más probable que los latinos tengan escaso acceso a atención médica, realicen trabajos esenciales que no se pueden hacer de manera remota y vivan en hogares hacinados y multigeneracionales donde el virus se puede propagar con facilidad.

Es probable que persista la brecha de letalidad por el tiempo que dure la pandemia e incluso se podría ampliar. En los últimos meses, se ha registrado una tasa menor de vacunación contra la COVID-19 entre los latinos.

Para todas las comunidades en California, el saldo de la pandemia ha sido extraordinario y mucho mayor de lo que pudimos haber imaginado en marzo de 2020. El mes pasado, California superó las 70.000 muertes debido a la COVID-19.

Esta es una escala de devastación habitual en guerras y en los desastres naturales más terribles. La pandemia nos ha dejado con un dolor tan enorme que lo procesaremos por muchos años venideros, tal vez en Día de Muertos.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.