“Deshazte de eso”: los padres de Tyre Sampson hablan después de la demanda presentada por la tragedia en Orlando Free Fall

·5  min de lectura

Yarnell Sampson recorrió lentamente el memorial junto a Orlando Free Fall, abrumado por la colección de animales de peluche, flores, los escritos en las aceras y letreros en honor a su único hijo, Tyre Sampson.

Con una camiseta negra con una foto del niño de 14 años con las palabras “Vuela alto, hijo”, era la primera vez desde que Tyre murió el mes pasado que su padre visitaba la atracción. Se emocionó durante todo el recorrido y cuando sus abogados lo presentaron a los periodistas.

Pero cuando le tocó a él hablar, no hubo más lágrimas.

“Puedo caer en una depresión y esconderme y dejar que todo esto se desvanezca, o puedo levantarme y hacer lo correcto”, dijo. “Voy a hablar por mi hijo porque mi hijo era un guerrero”.

Los padres de Tyre hablaron el martes, 26 de abril después de que sus abogados presentaran una demanda el día anterior contra ICON Park y Slingshot Group, con su madre pidiendo que se retire la atracción desde la que cayó y murió su hijo el 24 de marzo.

“Solo deshazte de eso por completo. Es un riesgo demasiado grande”, dijo Nekia Dodd a los periodistas en St. Louis, junto con su abogado Michael Haggard. Dodd también apareció en Good Morning America esa misma mañana, la primera vez que habló públicamente sobre la muerte de su hijo.

Sampson pidió lo mismo, al menos temporalmente, “hasta que [la industria de los parques temáticos] pueda unirse”.

“No quiero estar aquí hablando con ustedes sobre la caída de mi hijo desde una atracción a 400 pies en el aire”, dijo. “Deberíamos estar hablando de cuán grandioso pudo haber sido en el futuro, qué podría haber hecho para ayudar a sus vecinos, qué podría haber hecho para ser un mejor ciudadano”.

Añadió: “Olvídate de la parte de que es un atleta de cinco estrellas. Hablemos del 4.0 [promedio de calificaciones] intelectual que podría haber sido. Podría haber sido médico, abogado, académico, astronauta”.

La demanda — presentada el lunes por los abogados de Sampson, los abogados de derechos civiles Ben Crump y Bob Hilliard — se produce aproximadamente un mes después de que Tyre cayera y muriera en lo que, según la demanda, fue una atracción que se volvió insegura debido a defectos de diseño y falta de cinturones de seguridad.

Orlando Free Fall, que se inauguró en enero después de pasar las inspecciones el mes anterior, fue diseñada para dejar caer a quienes suben en la atracción desde 430 pies de altura hasta 75 mph, lo que la convierte en la torre de caída más alta del mundo.

La demanda también acusa a los operadores de manipular los sensores de seguridad en los arneses de la atracción después de que una empresa de ingeniería que inspeccionó la atracción descubrió que los cambios permitieron que los arneses en ciertos asientos se abrieran a “casi el doble” del rango normal.

El protocolo de seguridad de la atracción estaba destinado a evitar que la atracción se iniciara si una persona es demasiado grande. Tyre pesaba 380 libras, casi 100 libras por encima del límite de 287 libras detallado en el manual de operaciones publicado por el fabricante de la atracción.

En la conferencia de prensa, Haggard mostró un cinturón de seguridad que, según dijo, podría haber salvado la vida de Tyre si se hubiera instalado. El manual de la atracción mencionaba el uso de cinturones de seguridad, pero no se usaban en los 30 asientos de la atracción.

Trevor Arnold, abogado de Slingshot Group, dijo en un comunicado el lunes que “se siguieron todos los protocolos, procedimientos y medidas de seguridad proporcionadas por el fabricante de la atracción”. Crump y Hilliard dijeron que se probará que la afirmación es falsa en la corte con “evidencia y testigos que aún no se han revelado”.

“Cuando esos testigos se presenten, incluidos los otros dos pasajeros de este asiento exacto inmediatamente antes [de Tyre] y lo que les dijeron a los operadores cuando se bajaron, me gustaría tomar esa declaración y presentársela al representante corporativo”, dijo Hilliard.

En Orlando, la representante estatal Geraldine Thompson reiteró a los periodistas sus planes de presentar un proyecto de ley en la Legislatura de Florida en honor a Tyre. Thompson dijo que espera introducir nuevas regulaciones e inspecciones estatales más frecuentes de las atracciones de los parques temáticos al tiempo que exige nuevos requisitos de capacitación para los operadores de las atracciones.

“Estoy analizando la ley para asegurarme de que cada vez que haya algún ajuste en un juego de diversiones, se notifique al estado y eso conduzca a otra inspección”, dijo Thompson. “... Habrá un proyecto de ley de Tyre Sampson para asegurarse de que todos los niños estén bien”.

Dodd dijo que se suponía que Tyre regresaría a su hogar en St. Louis después de unas vacaciones en Orlando con sus amigos. Apodado Big Tick por su tamaño y talento, fue descrito como un estudiante de honor con un futuro brillante en el fútbol y sueños de jugar en la NFL.

La última vez que Dodd habló con su hijo, dijo que él se apresuraba para encontrar el cargador de su teléfono antes de salir para comenzar sus vacaciones. Ella le pidió un abrazo de despedida mientras él se dirigía a la puerta.

“Sus últimas palabras para mí fueron: ‘Te veré el sábado o el domingo’”, dijo Dodd. “Ese era mi osito de peluche, así que tenía que agarrarlo por atrás. Pero recibí mi abrazo”.

“Estaba en camino”, agregó. “Él iba a ser conocido, pero no así”.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Cristóbal Reyes. La traducción fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. Puedes contactarla en galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.