Desentierran en Israel ‘montículos de basura’ de telas de hace 1,300 años, con los colores intactos

Llena de restos de comida, correo y envoltorios, nuestra basura dice mucho de cómo vivimos el día a día. Aunque los objetos que la gente desecha han cambiado a lo largo de los siglos, la naturaleza reveladora de la basura humana no lo ha hecho.

Por eso, un equipo de arqueólogos, con la esperanza de comprender la vida de los antiguos comerciantes, decidió encontrar, excavar y analizar depósitos de basura a lo largo de la Ruta de la Seda en Israel. Excavando en el suelo desértico de Aravá, los investigadores descubrieron un “tesoro” de basura, según un comunicado de prensa del 17 de enero de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Según los investigadores, los “montículos de basura” contenían tejidos de algodón y seda importados probablemente de China e India hace unos 1,300 años. Basándose en la ubicación, las características y la antigüedad de los tejidos, los arqueólogos llegaron a la conclusión de que el yacimiento de Aravá estaba en un ramal de la red de rutas comerciales de la Ruta de la Seda.

Según National Geographic, la Ruta de la Seda es una red de rutas comerciales que se extiende desde China hasta el norte de África y Europa, pasando por Medio Oriente. Mercancías como la seda, las especias, el té y la porcelana se comerciaron a lo largo de la red desde alrededor del año 130 A.C. hasta 1453 D.C. La red comercial también facilitó la difusión de ideas, culturas y religiones.

La llamada basura de Aravá incluía seda de China, telas decoradas de India y tejidos de algodón de India y Nubia, una región de Sudán, según el comunicado. Estas telas aún conservan sus vivos colores, según muestran las fotos.

Un fragmento de tela tenía una sección de rayas rojas, azules y doradas que atravesaban el centro. Los arqueólogos atribuyen algunas de las técnicas de tejido a Irán y algunos de los diseños al centro de India.

Tela a rayas rojas, azules y doradas encontrada en Aravá.
Tela a rayas rojas, azules y doradas encontrada en Aravá.

Otro tejido azul desteñido presentaba un diseño dorado con rayas en cuadrículas y esferas. La “variedad y riqueza” de los tejidos indicaba una gran demanda de artículos de lujo importados en la región, señalaron los investigadores.

Tela azul con motivos dorados encontrada en Aravá.
Tela azul con motivos dorados encontrada en Aravá.

Los arqueólogos también encontraron cuero, ropa y artículos de higiene enterrados. Las fotos muestran una pieza de tela con gruesas rayas rojas y azules. Los hallazgos arrojaron luz sobre la cultura material y la vida cotidiana de los antiguos residentes y comerciantes de la región.

Tejido a rayas rojas y azules encontrado en Aravá.
Tejido a rayas rojas y azules encontrado en Aravá.

Explorar la Ruta de la Seda israelí es un proyecto en curso de Guy Bar-Oz, Roi Galili, Orit Shamir, Berit Hildebrandt y Nofar Shamir, según el portal digital del equipo. Su investigación tiene por fin “comprender mejor los movimientos de productos textiles, comerciantes y consumidores” centrándose en “asentamientos más pequeños, a menudo olvidados”.

Aravá, también conocida como Arabah o Araba, es una región situada unas 145 millas al sureste de Jerusalén y a lo largo de la frontera entre Israel y Jordania.

Familia real podría estar enterrada en tumbas de hace 2,000 años descubiertas en la ladera de una montaña en China

Mansión restaurada en Pompeya ofrece una visión de la vida de la élite romana. Eche un vistazo al interior

Hallan en Egipto un baño romano de 1,400 años de antigüedad con bañera y asiento de baño