Desempleo y crisis económica, las otras consecuencias del COVID-19

Newsweek México

La semana pasada la Organización Internacional del Trabajo (OIT) proyecto que en el mejor de los casos, es decir, si la la pandemia logra ser controlada los países perderían 5.3 millones de empleos, y en el escenario más grave 25 millones de empleos estaban en riesgo.

Sin embargo, este jueves Sangheon Lee, director del departamento de política de empleo de la OIT, dijo a Reuters que la proyección de desempleo será mayor a los 25 millones.  

Hoy el departamento de Trabajo de Estados Unidos informó que 3.3 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, la mayor cifra desde que se empezó a registrar este dato, por lejos.

También lee: El G20 se reúne de urgencia frente al coronavirus, que ya dejó casi 22,000 muertos

 

James Bullard, presidente de la Reserva Federal, incluso dijo en una entrevista con Bloomberg que el desempleo podría dispararse al 30% en los próximos meses.

En la zona euro, con una normativa laboral más protectora, el gabinete Capital Economics prevé que el desempleo se dispare hasta el 12% a finales de junio, “revirtiendo así siete años de progresos”, aunque en la segunda mitad del año debería registrarse una recuperación. 

En el Reino Unido y Estados Unidos, estas tasas se encuentran actualmente en niveles históricamente bajos gracias al auge de la “uberización” o empleos precarios.

Crisis económica 

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, estimó en la BBC que la economía mundial sufrirá “durante años”.

Es probable que la crisis actual sea más grave que la de 2008, ya que esta vez afecta no sólo al sistema financiero sino a toda la economía, con un colapso de la producción y por tanto de la oferta, y también de la demanda, debido a los millones de personas confinadas. 

Te interesa: El coronavirus podría provocar la muerte de 1,8 millones de personas

Según Moody’s, los países del G20 deberían sufrir colectivamente una contracción del 0,5% de su Producto Interior Bruto (PIB) este año. En el caso de México Proyectó que  la economía se contraerá 5.2% en el primer semestre del año, y el resto del año la caída será de 3.7%, debido a los costos económicos por la crisis del coronavirus.

“La exposición de México a la economía estadounidense y la débil respuesta de política del gobierno mexicano lo hacen particularmente vulnerable”, indicó.

 

Con información de AFP