El desembarco de Máximo Kirchner en el PJ aún debe sortear obstáculos

Javier Fuego Simondet
·3  min de lectura
Máximo Kirchner escucha a Cristina Kirchner, el miércoles, en un acto por el Día de la Memoria, en Las Flores.
Máximo Kirchner escucha a Cristina Kirchner, el miércoles, en un acto por el Día de la Memoria, en Las Flores.

Máximo Kirchner avanza en su carrera hacia la presidencia del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, aunque ese sendero no está totalmente allanado. Más allá de la resistencia en la Justicia del intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, que todavía se mantiene a pesar de dos reveses judiciales, el expresidente Eduardo Duhalde se subió a la pelea con una impugnación a la candidatura del hijo de Cristina Kirchner y a otros de los integrantes de su lista.

El martes, Duhalde interpuso un recurso resonante que intenta frenar el proceso electoral, aunque en su entorno aseguran que el exmandatario quiere mantener el perfil bajo con este tema. “La información salió de otro lado, pero es cierta. Impugnó porque se están violando artículos de la Carta Orgánica del partido. Básicamente, Máximo no tiene los dos años requeridos de afiliado en Buenos Aires para poder acceder a cargos y, sumado a eso, figuran consejeros que ni siquiera están afiliados al PJ. Y otros, como [Andrés] Larroque, que se afiliaron hace poquito y tampoco podrían presentarse”, explicó a LA NACION un hombre cercano a Duhalde.

El expresidente puso la lupa sobre la lista de Máximo Kirchner, quien le confirió el rol de apoderado de la nómina a Gerónimo Ustarroz, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura. Ustarroz es primo y hermano de crianza del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que fue una llave para las gestiones con los intendentes que hicieron avanzar la llegada de Máximo Kirchner al PJ bonaerense.

Según la impugnación que presentó el expresidente ante la Junta Electoral del PJ bonaerense, Máximo Kirchner no cuenta con la antigüedad para candidatearse, como tampoco Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense y candidato a consejero partidario por la octava sección electoral. El artículo 64 de la Carta Orgánica establece que “no podrán ser candidatos a cargos partidarios los afiliados que tengan menos de dos años de antigüedad como tales” .

Duhalde también impugnó las candidaturas de Vanesa Siley (diputada y candidata a consejera por la rama sindical), Liliana Schwindt (diputada y postulante a consejera por la rama femenina), Mariel Fernández (intendenta de Moreno y candidata a consejera por la primera sección electoral) y Walter Correa (gremialista, diputado y candidato a consejero en el tramo sindical de la nómina). En estos casos, según Duhalde, los candidatos no son afiliados al PJ bonaerense. Hay otros seis candidatos de la lista impugnados por Duhalde.

Desde la Municipalidad de Moreno, negaron a LA NACION que la intendenta Fernández no estuviera afiliada. Fuentes cercanas a Máximo Kirchner, Andrés Larroque y Walter Correa consultadas por este diario prefirieron no responder a los planteos de Duhalde.

Eduardo Duhalde presentó el martes una serie de impugnaciones a la lista de Máximo Kirchner.
Eduardo Duhalde presentó el martes una serie de impugnaciones a la lista de Máximo Kirchner.


Eduardo Duhalde presentó el martes una serie de impugnaciones a la lista de Máximo Kirchner.

La Junta electoral del PJ bonaerense deberá decidir la suerte de estas impugnaciones. También tiene en sus manos el destino de una lista opositora a la del jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de todos, que presentó el empresario de la carne Alberto Samid.

La Junta Electoral la preside Leonardo Nardini (intendente de Malvinas Argentinas) y la componen Juan Zabaleta (Hurlingham) y Mariano Cascallares (Almirante Brown), entre otros. Son integrantes de la lista de Máximo Kirchner , que se presenta con el nombre Celeste y Blanca 17 de Noviembre, y es la nómina de unidad que acordaron intendentes, dirigentes de La Cámpora, legisladores y sindicalistas.

La resistencia por la vía judicial de Gray -vicepresidente del partido, que se opone a las elecciones anticipadas pautadas para el 2 de mayo tras una decisión tomada en una reunión virtual- sufrió un nuevo revés. La Cámara Nacional Electoral rechazó su pedido de suspender el proceso electoral, como ya lo había hecho en primera instancia el juez con competencia electoral bonaerense, Alejo Ramos Padilla.

Gray tiene pensado llegar hasta la Corte Suprema, aunque las impugnaciones que el expresidente presentó le aportan un nuevo recurso. “Duhalde y Gray se llevan bien. Duhalde le está dando una mano”, definió una fuente cercana al expresidente.