Descubrieron una estrella de neutrones que tiene el campo magnético más poderoso del universo

LA NACION
·2  min de lectura

Un equipo de astrónomos detectó el campo magnético más fuerte jamás observado en el universo. Al estudiar las potentes señales de rayos X procedentes de una estrella de neutrones, los investigadores calcularon que su campo magnético es de unos 1000 millones de Tesla, es decir, decenas de millones de veces más fuerte que lo que es posible generar en laboratorios de la Tierra.

Galaxias, estrellas y supernovas: las increíbles imágenes del Cosmos que reveló la NASA

"Este es, hasta ahora, el campo magnético más fuerte detectado en el universo", aseguraron los autores del estudio, que fue realizado por científicos del Instituto de Física de Altas Energías de la Academia de Ciencias de China y de la Universidad Eberhard Karls de Tubinga, en Alemania.

La estrella estudiada lleva el nombre de GRO J1008-57 y es un púlsar de rayos X en crecimiento que emite poderosos rayos de radiación electromagnética. Las estrellas de neutrones tienen los campos magnéticos más fuertes del universo.

La investigación se hizo posible gracias al telescopio de modulación de rayos X duros Insight-HXMT, que es el primer observatorio espacial de rayos X chino en la órbita terrestre. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Astrophysical Journal Letters.

¿Qué son los púlsares?

Los púlsares fueron descubiertos, en 1967, por Anthony Hewish y Jocelyn Bell en el observatorio de astronomía de Cambridge. Son fuentes de ondas de radio que vibran con periodos regulares y se detectan solo mediante telescopios.

Un púlsar (palabra que proviene del acrónimo de pulsating radio source) es una estrella pequeña de neutrones que gira a gran velocidad y que emite una gran cantidad de energía. Su densidad es tan extraordinaria que, en ellos, la materia del tamaño de la punta de una lapicera tiene una masa cercana a las 100.000 toneladas.

Misterio: un grupo de científicos descubrió un material en la Luna que no debería estar ahí

Las púlsares son estrellas de neutrones magnetizadas. La rápida rotación las hace poderosas generadoras eléctricas, capaces de acelerar las partículas cargadas de energías inconmensurables.

El campo magnético del púlsar es muy intenso y se concentra en un espacio reducido. Esto lo hace emitir un haz de radiaciones que recibimos en la Tierra como ondas de radio y que podemos ver a través de los telescopios.

La regularidad de los pulsos es tan exacta que los observadores pueden predecir los tiempos de su llegada con un año de anticipación y con una precisión menor a un milisegundo.