Hallan un virus que puede causar una pandemia en la fauna marina

·2  min de lectura

En un artículo reciente se explica un descubrimiento que tiene preocupados a los científicos: han encontrado una cepa nueva de un virus que ataca a los cetáceos - delfines, marsopas, orcas y otro mamíferos marinos relacionados. Este nuevo virus puede suponer un problema muy importante para la conservación de algunas especies.

La nueva cepa se ha descubierto al analizar muestras de delfines varados en Hawaii. Los investigadores del centro de Manoa de la Universidad de Hawaii recogen y estudian muestras de la fauna marina que aparece muerta en las costas, entre otras cosas para determinar posibles enfermedades en estos animales.

En una de estas muestras encontraron una nueva cepa del Morbillivirus de cetáceos. Como indica el nombre, es un virus que afecta a un gran número de especies distintas de cetáceos, y no sólo a una. Además, los morbillivirus son bien conocidos ya que provocan enfermedades como el sarampión en humanos, moquillo en perros, peste porcina...

Eso sí, el morbillivirus de cetáceos no puede afectar a humanos.

La preocupación de los científicos viene por tres razones. En primer lugar, porque ya ha habido brotes de infecciones por este tipo de virus en mamíferos marinos, llegando a acabar con la vida de 200 delfines en Brasil durante el brote de 2013.

Pero no es lo más preocupante. El hecho de que se trate de un virus altamente contagioso, que se transmite en animales marinos, y que haya aparecido en un delfín de Fraser (Lagenodelphis hosei) resulta más preocupante. Sobre todo porque el delfín de Fraser es una especie que migra de aguas costeras a zonas más profundas, manteniendo en ambos ecosistemas relaciones sociales entre miembros de la misma especie y con otros cetáceos.

Es decir, que se ha encontrado un virus muy contagioso en una especie que vive parte del año en aguas poco profundas y otra parte en mar abierto, y que se relaciona con y puede contagiar el virus a muchas otras especies de cetáceos. Tal vez, la peor combinación.

El tercer factor que preocupa es el más teórico. El virus está presente en Hawaii, una zona conocida por servir de refugio a muchas especies de cetáceos en peligro de extinción. Es cierto que únicamente ha aparecido en un animal, pero también lo es que sólo se analizan muestras de aproximadamente el 5% de los delfines que aparecen varados.

Podría ocurrir que este virus suponga un peligro para la conservación y supervivencia para especies que, en el momento actual, se encuentran en una situación de conservación complicada. Aún no se puede asegurar, pero los datos y los modelos llevan a pensar en esto.

Habrá que estar atentos a cómo evoluciona la situación y que ocurre finalmente con este virus.

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.