Descubren un reptil que dominó los océanos hace 250 millones de años

Europa Press
·4  min de lectura

Un misterioso pequeño reptil marino que data de hace 150 millones de años fue identificado como una nueva especie que puede haber sido capaz de bucear muy profundamente. El espécimen bien conservado se encontró en un depósito marino profundo del Jurásico tardío a lo largo de la costa del Canal de la Mancha en Dorset, Inglaterra.

Se determinó que el reptil acuático forma parte del grupo conocido como ictiosaurios, que eran depredadores marinos aerodinámicos del período Jurásico tardío, según la paleontóloga Megan L. Jacobs, candidata a doctorado en geociencias de la Universidad de Baylor y coautora de un estudio publicado en la revista PLOS ONE.

Histórico hallazgo en Colombia: encontraron dos cementerios indígenas

"Este ictiosaurio tiene varias diferencias que lo hacen lo suficientemente único como para ser de su propio género y especie", comentó Jacobs en un comunicado. "Los nuevos ictiosaurios del Jurásico tardío en el Reino Unido son extremadamente raros, ya que estas criaturas se han estudiado durante 200 años. Sabíamos que era nuevo casi al instante, pero nos llevó aproximadamente un año hacer comparaciones exhaustivas con todos los demás ictiosaurios del Jurásico tardío para asegurarnos de nuestros instintos eran correctos. Fue muy emocionante no poder encontrar una pareja", agregó.

El espécimen, estimado en unos 2 metros de largo, fue descubierto en 2009 por el coleccionista de fósiles Steve Etches MBE después de que un acantilado se derrumbara a lo largo de la costa. Lo encontró encerrado en una losa que originalmente habría estado enterrada a 300 pies (92 metros) de profundidad en una capa de lecho marino de piedra caliza. Desde entonces, el espécimen se alojó en el Museo de la Vida Marina Jurásica de la Colección Etches en Kimmeridge, Dorset. Jacobs lo llamó Thalassodraco etchesi, que significa "dragón de mar de Etches".

"Ahora que el nuevo dragón marino ha sido nombrado oficialmente, es hora de investigar su biología", manifestó el coautor del estudio David Martill, profesor de paleontología en la Universidad de Portsmouth y añadió: "Hay una serie de cosas que hacen que este animal sea especial".

Un nuevo dragón de mar prehistórico pudo dominar el buceo profundo "Este animal obviamente estaba haciendo algo diferente en comparación con otros ictiosaurios. Una idea es que podría ser una especie de buceo profundo, como los cachalotes", dijo Jacobs. "La caja torácica extremadamente profunda puede haber permitido pulmones más grandes para contener la respiración durante períodos prolongados, o puede significar que los órganos internos no fueron aplastados por la presión. También tiene ojos increíblemente grandes, lo que significa que puede ver bien en poca luz. Eso podría significar que estaba buceando en lo más profundo, donde no había luz, o puede haber sido nocturno", explicó.

Con la caja torácica profunda, la criatura se habría visto muy parecida a un barril, definió. Dadas sus aletas comparativamente pequeñas, es posible que haya nadado con un estilo distintivo de otros ictiosaurios. Los cientos de dientes diminutos del espécimen habrían sido adecuados para una dieta de calamares y peces pequeños, y "los dientes son únicos por ser completamente lisos", comentó Jacobs. "Todos los demás ictiosaurios tienen dientes más grandes con crestas estriadas prominentes, por lo que supimos de inmediato que este animal era diferente", aclaró.

Los ictiosaurios se originaron como criaturas parecidas a lagartos que vivían en la tierra y evolucionaron lentamente hasta convertirse en criaturas parecidas a delfines / tiburones que se encuentran como fósiles. Sus extremidades se convirtieron en aletas, la mayoría de ellas muy largas o anchas.

Los extraños sonidos ultrasónicos de las focas de Weddell desconciertan a los científicos: "Parece Star Wars"

"Todavía tenían que respirar aire en la superficie y no tenían escamas", afirmó Jacobs. "Apenas se sabe nada sobre la biología de estos animales. Solo podemos hacer suposiciones a partir de los fósiles que tenemos, pero hoy no hay nada parecido. Finalmente, para adaptarse a ser completamente acuáticos, ya no pudieron subir a la tierra para poner huevos, por lo que evolucionaron para tener crías vivas, primero la cola. Se encontraron esqueletos con bebés dentro de la madre y también con bebés que realmente estaban naciendo", agregó.

Thalassodraco etchesi está estrechamente relacionado con Nannopterygius, un género extendido de ictiosaurios que habitó los mares del Jurásico tardío en Europa, Rusia y el Ártico hace unos 248 millones de años antes de extinguirse hace unos 90 millones de años. Los ictiosaurios más grandes, encontrados en América del Norte, tenían cráneos de casi 5 metros de largo.

La NASA planea extender a la Luna las redes de posicionamiento terrestres

Jacobs comentó que el nuevo espécimen probablemente murió de vejez o por ataque de depredadores, y luego se hundió en el lecho marino: "El lecho marino en ese momento habría sido increíblemente suave, incluso espeso, lo que le permitió sumergirse en el barro y estar medio enterrado".

"La parte posterior no se hundió en el barro, por lo que quedó expuesta a la descomposición y los carroñeros, que llegaron y se comieron la cola. Estar encerrado en esa capa de piedra caliza permitió una conservación excepcional, incluidos algunos órganos internos conservados y ligamentos osificados de la columna vertebral", finalizó.