Descubren en las pitones birmanas un parásito que se ha propagado a las serpientes oriundas de la Florida

Centro Orianne para la Conservación Indigo (OCIC)

Un cirujano de la Florida diseccionó a una serpiente coralina sumamente venenosa, y lo que el médico encontró tiene grandes ramificaciones que afectan la vasta población de serpientes de la Florida.

La serpiente tenía tres grandes parásitos en sus pequeños pulmones, gusanos que no son oriundos de América del Norte, de acuerdo con el Centro Orianne para la Conservación Indigo (OCIC), perteneciente al Zoológico y Jardines Botánicos del Centro de la Florida.

¿Cómo se infectó la serpiente?

“Se descubrió que el parásito es el gusano que se relaciona con la pitón birmana, una especie invasiva que, con los años, se ha convertido en un dolor de cabeza para el resto de las serpientes de la Florida”, escribió el centro en Facebook.

“¡Este es un estupendo ejemplo de los efectos que las especies invasivas pueden tener en la fauna de la Florida!”.

La serpiente coralina de una onza de peso sobrevivió “sin complicaciones y vivirá segura y saludable en el OCIC”, reportó el centro.

No se sabe cómo la serpiente se infectó, pero los investigadores dijeron haber hallado los mismos parásitos en serpientes de agua de la Florida, según un estudio publicado en el 2022.

Los parásitos son oriundos del sureste de Asia y de Australia, y “se cree que llegaron al sur de la Florida junto con las pitones birmanas en los años 90”, puntualizó el reporte.

Aunque las cálidas condiciones climáticas han mantenido a las pitones birmanas en el sur de Florida, los parásitos se han propagado hacia el norte entre las serpientes oriundas de la región, concluyó el estudio.

“Si bien el parásito tiene una limitada importancia clínica con la pitón birmana, estas invasivas especies posiblemente estén contribuyendo a la mortalidad de las serpientes de la zona”, el señaló el reporte.

“Dado que las serpientes de América del Norte no coevolucionaron con los parásitos, los efectos patógenos podrían ser más graves”.

Las pitones birmanas son grandes serpientes constrictoras no venenosas que empezaron a proliferar en el sur de la Florida cuando siendo mascotas escaparon o sus dueños las soltaron, señalaron los expertos. Pueden crecer hasta los 18 pies y llevan años creando un caos mayúsculo en el medio, ya que sus presas con las especies oriundas de la región, en donde se incluyen animales en peligro de extinción, según la Comisión de Pesca y Conservación de la Vida Silvestre de la Florida (FWC).

Traducción de Jorge Posada