Descifran un ancestral amuleto que protegía a su dueño de espíritus “chupasangre”

·2  min de lectura
El amuleto mágico fue elaborado hace unos 1600 años por practicantes del Mandeísmo (Tasnim News Agency)
El amuleto mágico fue elaborado hace unos 1600 años por practicantes del Mandeísmo (Tasnim News Agency)

Fue fabricado por religiosos practicantes del Mandeísmo, una religión semita gnóstica que sigue vigente hasta nuestros días, y que tiene una cosmología dualista, dividida entre seres de luz y demonios de oscuridad. Siguiendo con esta línea, este amuleto de plomo, datado del año 450, fue diseñado con un “encantamiento” cuyo fin era alejar a los espíritus carnívoros y chupasangre de su portador.

Éxodo y alarma: por qué la gente está abandonando en masa a Londres

Los mandeos, originarios de la región del río Jordán, son considerados una de las últimas religiones gnósticas, que priorizan el conocimiento espiritual por sobre las tradiciones ortodoxas. Tienen al arcángel Gabriel como una de sus más prominentes figuras espirituales, veneran a Juan el Bautista como su máximo profeta, y rechazan a Jesús de Nazaret. Pasaron gran parte de su historia en el sur de Irak e Irán, pero se dispersaron por el mundo luego de las invasiones de 2003.

Según el sitio de noticias científicas Live Science, tres amuletos enrollados fueron comprados en 2009 por la universidad Centre College, de Kentucky (Estados Unidos) a un coleccionista, por un valor de US$5000. El mismo declaró haberlos obtenido de un familiar, que a su vez los había conseguido en Jerusalén en los años 50′ (todo esto habría sido documentado con fotografías).

Un grupo de mandeos participa de una ceremonia de bautismo en Australia (Mark Kolbe)
Un grupo de mandeos participa de una ceremonia de bautismo en Australia (Mark Kolbe)


Un grupo de mandeos participa de una ceremonia de bautismo en Australia (Mark Kolbe)

Se trata de tres objetos de plomo con carcasa de cobre, con inscripciones en idioma mandeo. El que fue descifrado tiene 20,3 centímetros de largo y 4,4 de ancho, y cuenta con 62 líneas de escritura. Su finalidad era proteger a un hombre llamado Abbiya.

Un suicidio que arrastró a todo el avión: la hipótesis detrás de la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines

“En nombre de la vida, que haya salud para el espíritu y el alma de Abbiya, el hijo de Mahua”, rezan las transcripciones. El amuleto invoca a Gabriel, “el ángel de los dioses”, y le implora “derribar, atar, golpear, matar y encadenar al demonio”, e impedir que “los espíritus que comen carne y beben sangre”, dañen a su portador. “De los hijos e hijas, que una gran voz, sanación, victoria, sellamiento, y protección sean para el cuerpo, el espíritu y el alma de Abbiya”, dice la traducción.

Un cuenco de encantamiento para demonios, inscripto en lenguaje mandaico (Daderot/Wikipedia)
Un cuenco de encantamiento para demonios, inscripto en lenguaje mandaico (Daderot/Wikipedia)


Un cuenco de encantamiento para demonios, inscripto en lenguaje mandaico (Daderot/Wikipedia)

El amuleto que fue descifrado data del año 450 d.C., mientras que otro de los objetos encontrados está fechado en el año 750 d.C. Por su antigüedad, los amuletos revisten importancia para que los científicos puedan determinar cómo evolucionó la milenaria religión Mandea.

Compró una casa por un euro en Italia e incita a que otros hagan lo mismo

Es importante también remarcar algunos de los mandamientos de los Mandeos; uno de ellos prohíbe practicar la magia y la brujería, mientras que otro llama a “No comer animales muertos, embarazados o atacados por otros animales furiosos, ni sangre”. La alusión a estos espíritus carnívoros y bebedores de sangre podría ser una mención antigua de los infieles.

Hay más de 60.000 practicantes del Mandeísmo actualmente en el mundo, distribuidos entre Irak, Estados Unidos, Australia, Suecia, el Reino Unido, Canadá, y otros países.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.