Descartan violencia política contra la alcaldesa de Chihuahua

·2  min de lectura

CHIHUAHUA, Chih., diciembre 17 (EL UNIVERSAL).- Luego de que la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, denunciara violencia política en su contra por parte del gobernador Javier Corral, el movimiento Marea Verde acusó un uso utilitario de este recurso de la lucha feminista, similar a lo que sucede con Rosario Robles.

Mariela Castro Flores, una de las líderes del movimiento y especialista en género y derechos humanos, aseguró que no existe violencia política en contra de la alcaldesa capitalina.

"Lo digo como participante de la realización del protocolo de atención a la violencia política, es decir, conozco el tema y lo he trabajado por muchos años, lo digo con conciencia feminista, no hay violencia política, no lo detecto", afirmó.

María Eugenia Campos, alcaldesa de Chihuahua y aspirante a la gubernatura, ha sido señalada como beneficiaria de la conocida "nómina secreta" del exgobernador del PRI, César Duarte, por lo cual la edil se ha pronunciado como víctima de violencia política en distintos reflectores.

Detalló que la situación de Campos Galván es muy similar a la de Rosario Robles, donde se busca utilizar este recurso, construido desde la lucha feminista, para generar el acceso de más mujeres a la participación política, reivindicando sus derechos político electorales, sin ser violentadas.

"Lo están utilizando a modo, a contentillo y, sobre todo, de manera fácil, para evadir la responsabilidad que les implica ser sometidas a investigación para ser deslindadas de los delitos que presumiblemente se les pudieran imputar", señaló.

Enfatizó en que una de las principales características de la violencia política es la existencia de una relación de verticalidad y de poder entre quien ejerce la violencia y quien la recibe, y aseguró que, dada la posición de la alcaldesa, así como del mismo gobernador Javier Corral, se pudiera decir que ellos se encuentran en igualdad de circunstancias.

"No detecto que ella esté siendo violentada, detecto un uso utilitario y arbitrario de la herramienta que se ha construido, sobre todo por la posición que ella ocupa y por la relación que guarda con quien señala como su violentador, pudiéramos estar hablando de que ellos están en la misma posición", afirmó Castro Flores.

Aclaró además que María Eugenia Campos no está siendo amenazada de muerte, violentada o perseguida, al igual que su familia, por lo que hizo un llamado a no lucrar con los recursos que ha alcanzado la lucha feminista en Chihuahua.

Finalmente dijo "a mi me parece que, si hubiera ética por parte de la alcaldesa, ya desde hace mucho, en primera persona, hubiera urgido las investigaciones para poder llegar a la contienda sin esa mancha pesándole en los hombros", refiriéndose a las intenciones de Campos Galván de abanderar al PAN hacia la gubernatura.