Desarrollador de juegos virtuales de Miami dejó de ocultar su ciudad natal y aprendió a amar a #Miamitech

·4  min de lectura

El sector tecnológico de Miami tuvo un año estelar en 2021. Pero no siempre fue así.

Para los cofundadores del estudio de juegos de realidad virtual AEXLAB, con sede en Miami, había una regla no oficial cuándo se reunían con el mundo exterior: No mencionar su ciudad natal.

El presidente ejecutivo Jonathan Ovadia, graduado de Miami Beach Senior High School y de la Universidad de Miami, dijo que la decisión de hacerlo no tenía nada que ver con lo que los extranjeros realmente pensaban sobre sus raíces, o la compañía de realidad virtual que comenzaron en 2017.

En cambio, se basó en la experiencia: No había respeto por la ciudad como un lugar deseable para nutrir una empresa tecnológica de nueva creación.

“Era un sin parar de recibir insultos, que estábamos locos por estar en Miami”, dijo Ovadia. “Como fundadores nuevos, los inversionistas nos excluían de inmediato basándose únicamente en nuestro lugar de origen, a pesar de nuestra experiencia o trayectoria. Era una bandera roja... así que lo ocultamos”.

Este año, por supuesto, la historia cambió. Miami ha experimentado un interés y una inversión sin precedentes por parte de la comunidad tecnológica. Más emprendedores de alto nivel, como AEXLAB, están ganando dinero y, al hacerlo, elevan el perfil nacional de la ciudad, aunque siguen existiendo retos como la diversidad y la inclusión.

Sin embargo, de cara al 2022, la mancha de Miami en mayor parte se ha disipado.

“Ahora es la mayor bendición del mundo”, dijo Ovadia. “Todo cambió con el COVID y el alcalde Suárez; hay más gente que quiere trabajar con nosotros, y está entrando más capital”.

La empresa nació de un sello musical que Ovadia, su hermano Albert y Elizabeth Ann Clark, pareja de Albert, dirigían en el 2014. Elizabeth decidió crear un programa musical de realidad virtual, una experiencia que les llevó a subirse a una tendencia de juego que empezó a surgir en 2017. Hasta hace poco, el grupo seguía teniendo trabajos diurnos.

Este año AEXLAB recaudó al menos $5 millones. Su fuerza laboral ahora asciende a 16 personas, y el Rolodex de clientes de la compañía incluye a Red Bull, el American Institute of Architects y Epic Games.

Jonathan Ovadia, Elizabeth Ann Clark y Albert Ovadia, de AEXLAB, fueron algunos de los ponentes en el NFT BZL durante Miami Art Week.
Jonathan Ovadia, Elizabeth Ann Clark y Albert Ovadia, de AEXLAB, fueron algunos de los ponentes en el NFT BZL durante Miami Art Week.

Es probable que AEXLAB, y la tecnología de Miami en general, sigan creciendo en 2022. Los expertos inmobiliarios dicen que el interés de los actores tecnológicos importantes de fuera del estado sigue siendo fuerte.

“Estamos viendo la demanda continua de las empresas fuera del mercado, especialmente California y Nueva York”, dijo Tere Blanca, fundadora, presidenta y directora ejecutiva de Blanca Commercial Real Estate, Inc.

“No solo están trasladando ejecutivos, sino que también están contratando y reclutando talento aquí. Cuando hablas con el personal o con las empresas de contratación, cada una de estas empresas está buscando marcar huellas significativas. Hay una enorme demanda de espacios”.

Ovadia es consciente de que la afluencia de tecnología no ha sido gratuita. Como nativo, ha notado su reverso: El costo de la vida en Miami, dice, “se ha descontrolado”.

“Entiendo por qué, ahora somos el lugar más deseable de todo el mundo”, dice.

Esto ha hecho que competir por los mejores talentos sea aún más difícil. Mientras que algunas de las grandes empresas tecnológicas pueden permitirse pagar sueldos de seis cifras, la empresa de Ovadia, en su fase inicial, no puede hacerlo.

“Eso nos coloca en una posición única”, afirma. “Antes, se entendía que se ganaba mucho menos pero se vivía mucho mejor. Ahora, tengo que pagarte más para vivir la misma vida”.

Pero incluso en este caso, es optimista: dice que sabe que los promotores inmobiliarios son conscientes de que los altos precios de la vivienda no son sostenibles, y que en tres o seis años se construirán más edificios comerciales y viviendas.

¿Y en el ínterin? Para ahorrar dinero, dice, sus amigos de Miami han “bajado de categoría” y viven con más gente, amigos o familiares, o encuentran casas más pequeñas.

Mientras tanto, gran parte de la mano de obra de Miami –en concreto, su industria de servicios– probablemente se beneficie de la avalancha de tecnología y riqueza que llega a Miami.

“Si te dedicas a vender alquileres de motos acuáticas o a trabajar en tiendas de teléfonos celulares o de fumadores, es probable que también te vaya bien”, dijo Ovadia. Eso coincide con lo que me dijeron hace poco un proveedor de comida y un DJ: Que hay más eventos que nunca, con más demanda de trabajo y servicios por parte de clientes adinerados.

Irónicamente, dijo Ovadia, es la actual mano de obra de cuello blanco en Miami la que puede estar sufriendo la afluencia del sector tecnológico, ya que puede que no esté captando nuevos negocios y, por lo tanto, está viendo cómo se estancan sus salarios a medida que aumentan los precios.

“Definitivamente, algunos se están viendo perjudicados, al igual que en la vida a algunos les va bien y a otros no”, dijo.

Lo mejor como ciudad, dijo, es invertir en la educación.

“Si la gente aprende habilidades de software, será compensada en consecuencia”, dijo Ovadia, “pero en Miami, nadie dijo realmente ‘aprendía tecnología’ hasta hace poco. Así que va a haber un retraso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.