Desaprovechan talento de las mujeres en el sector agua: Banco Mundial

Washington, 8 Mar (Notimex).- Las empresas de agua y saneamiento deben aumentar su productividad y eficiencia para afrontar los retos del futuro, en el que el rápido crecimiento urbano y el cambio climático suponen cada vez más presiones sobre los recursos hídricos, afirmó un estudio del Banco Mundial.

“Se necesitan nuevos enfoques, nuevas tecnologías y soluciones que dejen a un lado la forma habitual de hacer negocios; es aquí donde la diversidad del personal con el que cuenta una empresa puede aportar nuevas perspectivas para diseñar el futuro y lograr los objetivos empresariales”, señaló el informe, que analiza los obstáculos que enfrentan las mujeres en el sector del agua.

Consideró que en el sector del agua, las mujeres son una fuente de talento sin aprovechar, ya que el bajo número de mujeres en puestos técnicos refleja su exclusión de ese tipo de trabajos en el mercado laboral en general. Aun así, en los últimos años ha crecido la proporción de mujeres profesionales, a la vez que evolucionan las empresas de aguas.

El estudio señaló que una mayor participación de las mujeres en el sector del agua no solo beneficia a ese sector poblacional, sino también a las empresas.

Hay evidencia del sector privado que sugiere que las empresas con mayor diversidad de género tienen mejor rendimiento que otras con menor diversidad. La mayor diversidad conlleva a competencias más amplias y, por lo tanto, mayor innovación.

Además, el que las mujeres puedan acceder a mejores empleos supone beneficios económicos y financieros a nivel nacional, y estima que la desigualdad provoca pérdidas en la riqueza del capital humano de 160.2 billones de dólares, al tiempo que menciona que “los estudios muestran que el PIB aumenta cuando las mujeres tienen mayor peso en el mercado laboral”.

El documento analizó cuatro fases de la trayectoria profesional: atracción, selección, retención y desarrollo profesional, y en cada una de ellas identifican barreras y planteamientos prometedores para las empresas de aguas que deseen mejorar su diversidad de género.

Algunas limitaciones para aumentar la participación de las mujeres en la industria del agua se relacionan con retos sociales más amplios, como los estereotipos de género y la baja proporción de mujeres que estudian carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.

La falta de modelos femeninos también contribuye a que pocas mujeres se vean atraídas al sector, por lo que propone iniciativas para superarlo, como programas de divulgación para estudiantes, becas para mujeres en esas carreras o crear programas técnicos y de formación dirigidos a mujeres.

En cuanto a la selección, las mujeres se enfrentan a procesos de contratación sesgados que favorecen a candidatos hombres. Las opciones incluyen utilizar lenguaje neutral en cuanto a género en las descripciones de puestos de trabajo, documentos de solicitud que no hagan referencia al género, responsables de contratación que incluyan a hombres y mujeres, y objetivos de diversidad.

En cuanto a la retención, las mujeres se marchan de las empresas de aguas en mayor medida de lo que lo hacen los hombres, debido a discriminación laboral y falta de políticas con perspectiva de género, para lo cual sugiere a las empresas medidas de conciliación familiar, como modalidades de trabajo más flexibles, mecanismos para proteger a las mujeres del acoso sexual, y mejoras en las instalaciones, por ejemplo con baños y vestuarios separados para hombres y mujeres.

Por último, con frecuencia las mujeres no tienen las mismas oportunidades de desarrollo profesional que los hombres, por lo que deberían adoptarse programas de mentores, de contactos profesionales y de liderazgo para mujeres, planes de sucesión inclusivos y objetivos en cuanto a la proporción de mujeres en puestos de liderazgo.

Finalmente, el estudio destacó que las actuaciones de las empresas para aumentar la participación de las mujeres han de ser específicas y adaptadas a los obstáculos que afrontan en cada contexto, y deben tener el apoyo de un entorno favorable a nivel nacional y sectorial, con políticas en materia de género.

-Fin de nota-

NTX/MADA