Desapareció en 1999, no se sabía nada de ella y un billete de un dólar reactivó su búsqueda

LA NACION

Misterio en Estados Unidos por un hallazgo que reabre la búsqueda de Mikelle Biggs, una joven que desapareció el 2 de enero de 1999, cuando tenía 11 años, mientras esperaba un camión de helados fuera de su casa en la localidad de Mesa, Arizona.

El caso había sido un verdadero misterio y mantuvo en vilo a Estados Unidos por aquel entonces. Tras su desaparición, lo único que se había encontrado fue su bicicleta y dinero que había llevado para comprar helados tirado en la calle. En medio de la conmoción, las autoridades realizaron un masivo rastrillaje por la zona y por depósitos y minas abandonadas. Incluso detuvieron sospechosos, pero no tuvieron suerte.

La familia realizó marchas junto a sus allegados y aprovechó la televisión para difundir la búsqueda. La pequeña Mikelle, quien era muy buena alumna, tocaba el clarinete y soñaba con ser animadora de Disney. Hasta llegaron a consultar a parapsicólogos, pero tampoco tuvieron resultados.

Diecinueve años después, un hallazgo despertó la esperanza de la familia y los investigadores. Una pista que apareció a 2700 kilómetros de distancia, en una comisaría de Neenah, una pequeña ciudad 25 mil habitantes, en Wisconsin. Un hombre apareció y entregó un billete de un dólar con un mensaje escrito en uno de sus bordes.

"Mi nombre es Mikel (sic) Biggs, secuestrada en Mesa, Arizona. Estoy viva".

Según consigna el medio norteamericano Washington Post, el hombre contó que encontró el dólar en un frasco donde sus hijas recolectaban dinero vendiendo galletitas para su grupo scout. Con esa pista, la policía de Neenah y Mesa se contactaron para retomar la investigación que estuvo en stand by durantecasi dos décadas.

Más allá de la esperanza, detrás del billete hay dos datos que hacen sospechar a la policía e incluso a los familiares. En primer lugar, el nombre está mal escrito: dice "Mikel" y no Mikelle. En segundo lugar, el dólar fue impreso en 2009 (diez años después de la desaparición) y lo investigadores dudan de que haya llegado a la mujer.

"La rareza de la nota es que el nombre está mal escrito y te invita a pensar que lo que está escrito no es un mensaje legítimo. Pero, ¿por qué elegirías escribir eso sobre un caso que tiene 20 años olvidado? Lo tiene que haber escrito alguien que sepa algo", confesó el jefe de policía de Neenah, Kevin Wilkinson, a ABC News.

"Las huellas son muy difíciles de rastrear en un billete tan viejo. Pero nos podemos fijar en la escritura", contó el detective de la policía de Mesa, Steve Berry, y agregó: "De alguna forma es una pista, pero todavía no sabemos exactamente de qué se trata".

Kimber Biggs, la hermana menor de Mikelle, también mostró desconfianza sobre la pista. Afirma que la chica desaparecida nunca habría abreviado o escrito mal su nombre: "No tiene mucho sentido. Siempre hay algo de esperanza, pero creo que ahora solo podemos esperar que esto nos conduzca a alguien que tenga alguna información", dijo.