DeSantis y Trump, de amigos a rivales

Max Aub, corresponsal

MIAMI, noviembre 20 (EL UNIVERSAL).- "Ron DeSanctimonious", llamó Donald Trump al reelecto gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, en las pasadas votaciones de medio término. DeSantis sube en su popularidad en EU, frente a un Donald Trump al que consideran derrotado después de las elecciones pasadas.

DeSantis consiguió ser reelecto como gobernador de Florida, pese a su relación con Trump. "Se esperaba un tsunami rojo [republicano], pero la realidad es que apenas lograron quedarse con la Cámara Baja y no pudieron con el Senado", subraya Jaime Ortiz, analista especializado.

"Ron DeSantis se convertirá en precandidato presidencial rumbo a las primarias republicanas y enfrentará a Donald Trump; en caso de que llegue, porque no lo tiene garantizado", dice Ortiz a EL UNIVERSAL. "Por eso [Trump] está enojado con él [DeSantis], porque no ha declarado públicamente que no contenderá contra Trump".

Nacido en Jacksonville, en 1978, DeSantis destacó hasta recibirse como historiador por la Universidad de Yale en 2001 y luego doctor en Derecho por la Universidad de Harvard en 2005. Desde antes de terminar sus estudios, en 2004, se dio de alta en la Marina de EU; obtuvo el grado de Teniente. En 2007 fue enviado a Irak y sirvió en Faluya. Al regresar, en 2008, inició su carrera política. Antes de participar en su primera contienda electoral y de retirarse con honores de la Marina, fue nombrado fiscal federal para la Oficina del Fiscal de EU en el Distrito Medio de Florida. Se casó con Casey DeSantis; tienen dos hijas y un niño.

"DeSantis tiene una formación militar muy conservadora y (...) la pone por delante en todas sus decisiones personales y políticas", dice Ortiz. "No debe extrañar que, por lo menos hasta antes de las pasadas elecciones, alabara y defendiera a Trump (...) Llama la atención la disparidad de formación [personal y profesional] de cada uno". La primera elección la vivió DeSantis en 2012, cuando contendió como republicano por el Sexto Distrito del Congreso de Florida. Ganó con 57%. En el Congreso fue presidente del subcomité de Seguridad Nacional.

Tras una reelección en 2016 en el Congreso, DeSantis anunció en enero de 2018 que iría por la gubernatura. En diciembre de 2017, el entonces presidente de EU había dicho que si DeSantis se postulaba, él lo apoyaría. "Si recordamos la actitud y las declaraciones que [DeSantis] hacía (...) recordaremos que apoyaba la construcción del muro y aseguraba que Trump era el indicado para hacer de EU otra vez grande (...) un día le preguntaron a DeSantis si podría mencionar algo que no le gustara del presidente Trump y no respondió nada".

Trump declaró que en 2017 Ron DeSantis estaba políticamente muerto y él lo revivió. El gobernador de Florida, en su momento, defendió a Trump. Además, "en su caso, más allá de partidismos, DeSantis fue muy polémico por su manera de afrontar la pandemia (...) criticó e hizo todo por que nadie usara mascarilla y nunca obligó a nadie a guardar las restricciones de seguridad (...) Y promovió la reapertura de la economía local antes que nadie".

Con DeSantis, mucho de política antiinmigrante de Trump seguiría. "Quizá sería peor", dice Ortiz. En abril, DeSantis firmó la ley sobre el aborto en Florida, que redujo de 24 a 15 semanas la posibilidad de llevar a cabo el procedimiento. Las excepciones son si la madre tiene peligro de muerte o que haya malformaciones en el feto.