DeSantis guarda silencio sobre lo que hará con los migrantes en el sur de la Florida; dice: ‘Estén atentos’

El gobernador Ron DeSantis está consciente que cientos de cubanos y haitianos han estado llegando al sur de la Florida en barco en las últimas semanas, pero no dice lo que su administración —que ha adoptado políticas de inmigración de línea dura— es qué planea hacer al respecto.

Los Cayos y el sur de la Florida han experimentado un aumento en la llegada de inmigrantes en los últimos años, pero los incidentes se han disparado en los últimos meses. Solo desde Navidad, casi 500 cubanos y 130 haitianos llegaron al sur de la Florida, desbordando a las autoridades locales y haciendo temer un fenómeno migratorio masivo.

En respuesta, la oficina de DeSantis está diciendo al público que “estén atentos” sobre lo que planea hacer al respecto.

“Estamos conscientes de esta situación y actualmente trabajamos en ello”, dijo el secretario de prensa de DeSantis, Bryan Griffin, en un correo electrónico.

La situación está obligando a DeSantis a lidiar con las políticas de inmigración de línea dura que ha puesto en marcha —que entre otras cosas permitirían al estado reubicar a los inmigrantes que estén en el sur de la Florida fuera del estado— y las desavenencias ideológicas que existen dentro de la políticamente poderosa comunidad cubanoamericana del sur de la Florida.

La vicegobernadora de la Florida, Jeanette Núñez, una republicana cubanoamericana de Miami, se puso en la mira de esa dinámica política el pasado agosto, cuando sugirió que los cubanos que estuvieran en la Florida “ilegalmente” fueran expulsados del estado.

Tras enfrentarse a las críticas, Núñez dijo que sus comentarios habían sido tergiversados intencionadamente por los demócratas y añadió que había una diferencia entre ser un refugiado “político” y los inmigrantes que llegan al país por “razones económicas”.

En ese momento, DeSantis defendió a Núñez y dijo que el estado planeaba reubicar a los inmigrantes que llegaron al país ilegalmente, no a los refugiados.

La oficina de DeSantis no respondió el jueves cuando se le preguntó si el estado buscaría reubicar a alguno de los migrantes —en su mayoría cubanos y haitianos— que han llegado al sur de la Florida en las últimas semanas.

Pero en un comunicado, su oficina dijo que el gobernador sigue “comprometido a actuar dentro de su poder para proteger a la Florida de los efectos desastrosos de la abdicación del presidente Biden de su responsabilidad de asegurar las fronteras de nuestra nación”.

DeSantis, quien está considerando una posible candidatura a la Casa Blanca en 2024, ha recurrido repetidamente al tema de la inmigración para criticar a la administración de Biden, una acción que ha hecho que el gobernador republicano se gane a la base del Partido Republicano.

En el último año, DeSantis gastó millones de dólares de los contribuyentes en ayudar a asegurar la frontera entre Estados Unidos y México en Texas, en llevar en avión a 49 migrantes principalmente venezolanos, de San Antonio, Texas, a Martha’s Vineyard, una isla de Massachusetts, y en demandar a la administración de Biden sobre sus políticas de inmigración.

En su discurso inaugural el martes, DeSantis dijo que las políticas de inmigración del gobierno federal han hecho “una burla del imperio de la ley”.

El gobernador, sin embargo, no ha hecho comentarios sobre una serie de nuevas medidas de política de inmigración anunciadas por la administración de Biden el jueves.

Biden anunció que su administración acelerará drásticamente la expulsión de cubanos, haitianos y nicaragüenses de vuelta a México si cruzan ilegalmente la frontera estadounidense.

Estados Unidos también ampliará significativamente un programa de libertad condicional para ciudadanos de esos tres países para que puedan vivir y trabajar en el país durante dos años si tienen un patrocinador.

Según datos oficiales, casi 225,000 cubanos llegaron a Estados Unidos en 2022, un éxodo mayor que el del Mariel de 1980, cuando 125,000 llegaron a la Florida.

En noviembre, Aduanas y Protección Fronteriza tuvo 35,849 encuentros con ciudadanos cubanos en todo el país, principalmente en la frontera con México, una cifra superior a la de cualquier mes del año fiscal 2022.