Desalojan a paseantes de la bahía de Altata

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., abril 5 (EL UNIVERSAL).- La fuerza pública y la Guardia Nacional desalojaron la noche del domingo pasado, a los paseantes que se quedaron a escuchar música e ingerir cervezas en el malecón de la bahía de Altata, en Navolato, como medida preventiva para evitar posibles desórdenes.

Según el reporte que se conoce, a las 9:30 de la noche, el personal de seguridad, notificó a los jóvenes y familias que convivían que tendrían que abandonar la zona turística de restaurantes y el malecón, como medida preventiva.

Las autoridades municipales de Navolato, no reportaron incidentes graves durante el pasado domingo, con el que concluyó el periodo vacacional de Semana Santa, puesto que se mantuvo una fuerte vigilancia con elementos de la Policía y la Guardia Nacional.

En el municipio de Guasave, pese al fenómeno de Mar de Fondo y la presencia de medusas y mantarrayas en las playas de Boca del Río, Bellavista, las Glorias, Navachiste y la zona del Faro, decenas de familias desoyeron la instrucción de no bañarse en el mar.

Los elementos de la Policía Municipal comisionados en la vigilancia de las playas, las cuales se mantuvieron abiertas, sin permitir el acceso al mar de los bañistas, tuvieron que solicitar refuerzos y la presencia de la Guardia Nacional para desalojar a las personas que se internaron a nadar.

El Director de Seguridad Pública de Guasave, Miguel Ángel Martínez Catana externó que decenas de familias, sin atender las recomendaciones, se metieron al mar a bañarse, pese a las condiciones de corrientes fuertes y oleaje, por lo que fue necesario recrudecer las medidas de protección. Recordó que desde el sábado pasado, fue necesario cerrar algunos tramos de playas, al sentirse los primeros efectos del fenómeno de Mar de Fondo, lo que provocó que los cuerpos de auxilio lograron rescatar a dos personas que estuvieron a punto de ahogarse.

Expuso que se estima que la afluencia de visitantes por día, sobre todo el fin de semana fue de poco más de catorce mil personas a los destinos de playa, por lo que se requirió mayor apoyo para impedir el ingreso al mar de los bañistas.