Desalojan a autodefensas en Apaxtla, Guerrero

CHILPANCINGO, Gro., enero 21 (EL UNIVERSAL).- Después de dos meses de que el grupo de autodefensa de Tlacotepec —vinculado a la organización criminal Los Tlacos— mantuvo el control de la seguridad del municipio de Apaxtla, en la región Norte, la mañana de este sábado policías estatales los desalojaron.

Alrededor de las 8 de la mañana, policías estatales irrumpieron a la cabecera municipal de Apaxtla para replegar al grupo de autodefensas que desde el 6 de noviembre tomó el control de la seguridad de ese municipio.

En el desalojo, policías estatales detuvieron a ocho autodefensas y decomisaron armas largas y vehículos. En un comunicado, el Gobierno de Guerrero informó que la operación de desalojo se debió a un "llamado de la población".

Por su parte, pobladores de Apaxtla denunciaron que durante el desalojo los policías estatales golpearon a hombres, mujeres y niños.

Tras el desalojo, transportistas bloquearon carreteras en los municipios de Iguala, Chilpancingo, Zumpango y Tlapa, en la región de la Montaña.

Los bloqueos se mantuvieron hasta las 5 de la tarde en gran parte de los puntos. Según los participantes, bloquearon las vías para exigir a las autoridades la liberación de las ocho personas detenidas en Apaxtla.

El 6 de noviembre del 2022, un grupo de autodefensas del municipio de Tlacotepec arribaron al municipio de Apaxtla, supuestamente, por el llamado de los pobladores.

A este grupo de autodefensas, las autoridades lo ubican como integrante de la organización criminal, Los Tlacos.

Los Tlacos es de las organizaciones criminales que se ha permitido expandirse en los últimos años.

A Apaxtla arribaron Los Tlacos supuestamente a solicitud de los propios pobladores ante el acoso y el control de precios que impuso la organización criminal La Bandera que opera junto con el grupo de autodefensa de Tecampanera, asentada en el municipio de Teloloapan.

"Nos sentíamos acorralados, a todo le subieron los precios, ya era imposible aguantar", cuenta un poblador del municipio de Apaxtla.

"Aquí todo valía hasta lo doble, una Coca-cola de vidrio la compraba en uno en 19 pesos, porque ellos la acaparan y le ponen el precio que ellos quieren y todo lo tenemos que pagar", dice el poblador.

De acuerdo con el relato de dos pobladores de la Apaxtla, desde hace dos años, la organización criminal La Bandera, un sobrante de lo que fueron los Guerrero Unidos, se impuso en el pueblo.

Eso provocó una reacción de la organización criminal La Bandera junto con el grupo de autodefensa de la Tecampanera, que opera en Teloloapan: bloquearon la carretera federal Iguala-Tierra Caliente, el principal paso para llegar a Apaxtla.

Por unos días, el cierre fue total, pero después establecieron filtros de revisión: buscaban detectar vehículos de proveedores que tenían como destino a Apaxtla.

A casi todos los productos le impuso una cuota pero también otros los tomó por completo.

El poblador explica que este grupo desde hace dos años comenzó a acaparar todo el refresco que llegaba a Apaxtla. Los criminales se lo compraban directamente a la empresa, lo guardaban en bodegas propias en el municipio de Teloloapan y después lo distribuían ellos mismos.

Eso mismo pasaba con la carne de res, de puerco y con el pollo. La misma operación: acaparaban e imponían sus precios. Aunque en este caso, a los vendedores que no les querían comprar la carne o el pollo, les imponían un impuesto de cinco pesos por kilogramo.

Eso provocó una reacción de la organización criminal La Bandera junto con el grupo de autodefensa de la Tecampanera: bloquearon la carretera federal Iguala-Tierra Caliente, el principal paso para llegar a Apaxtla.

Por unos días, el cierre fue total, pero después establecieron filtros de revisión: buscaban detectar vehículos de proveedores que tenían como destino a Apaxtla.

Durante estos meses, en los municipios de Apaxtla y Teloloapan se vivió una tensión por la alta posibilidad de un enfrentamiento.