Los nuevos desafíos de Turf: “Queremos hacer cosas, y cuanto más locas mejor”

Alejandro Lingenti
·7  min de lectura
Turf toca en Mar del Plata, prepara nuevo disco y se entusiasma por la nueva escena rockera
Turf toca en Mar del Plata, prepara nuevo disco y se entusiasma por la nueva escena rockera

Turf sigue en la ruta. La historia que arrancó hace 25 años tiene presente y futuro. Primero está el show de este viernes en Mar del Plata: la banda se presentará -en el marco del Renault Drive in Summer, que ya tuvo una exitosa etapa cordobesa- en un lugar muy atractivo, los Silos Arena de la zona del puerto, un enorme predio que tiene autocine y un gran espacio gastronómico al aire libre. Al día siguiente, en el mismo horario (a las 21) subirán al escenario Los Tipitos. Las entradas para estos “auto conciertos” se consiguen en www.areaticket.com.ar. El nuevo formato que impuso esta época de pandemia tiene sus propias características: hay menos cercanía con los músicos, menos contacto y sudor y nada de pogo, pero las prestaciones técnicas son óptimas, propias de los shows de estadios.

“El sonido de estos auto conciertos es el de cualquier festival grande, eso está buenísimo”, dice Leandro Lopatín, guitarrista de Turf. “Por otra parte, cada recital se disfruta de otra manera porque ahora hay mucho espacio entre show y show. Se vibra distinto, son sensaciones nuevas. Se genera otro tipo de espectáculo y otro tipo de relación con la gente. Coincido con que está buenísimo que los escenarios sean mega profesionales”, agrega Joaquín Levinton, guitarra y voz de la banda.

Mientras tanto, Turf trabaja en su nuevo disco. Ya lanzaron un par de singles (“Cual?”, en 2019, y “Voy dejando atrás”, el año pasado) y hay tres canciones más que Ezequiel Araujo está mezclando en México. “Veníamos trabajando en estos temas nuevos antes de la pandemia -explica Joaquín-. La novedad es que ahora vamos laburando las canciones de a una, muy meticulosamente, con mucha profundidad. La modalidad de lanzar singles propicia eso. Es raro y es nuevo para nosotros, que estamos más acostumbrados a trabajar los discos enteros como hicimos durante años”.

-Hay que adaptarse a este presente distinto y aceptar que es más difícil planificar, ¿no?

Lopatín: –Sí, conviene adaptarse y tratar de disfrutarlo, obviamente. Turf es una banda inquieta. Surfeamos bastante bien el 2020. Hicimos todo tipo de conciertos. Hasta uno por puro placer en una terraza de un edificio, para los vecinos del lugar. Estamos con la mismas ganas de siempre. Queremos hacer cosas, y cuanto más locas mejor, porque ese es el espíritu de Turf siempre. La vida sigue, la humanidad sigue.

Levinton: –Le vamos buscando una vuelta diferente a la manera de trabajar para ofrecer algo nuevo, algo que no se parezca tanto a lo que veníamos haciendo antes. Vamos cambiando los productores para que las canciones suenen diferentes, por ejemplo. En Odisea (2017) empezamos con este sistema de trabajar con diferentes productores para llegar a resultados distintos dentro de un mismo disco, incluso.

"En Turf todos somos compositores, todos tenemos nuestra propia manera de hacer canciones", explica Leandro Lopatín
"En Turf todos somos compositores, todos tenemos nuestra propia manera de hacer canciones", explica Leandro Lopatín


"En Turf todos somos compositores, todos tenemos nuestra propia manera de hacer canciones", explica Leandro Lopatín (Guido Adler/)

-¿Usan referencias para conseguir un tipo de sonido?

Lopatín: –En Turf todos somos compositores, todos tenemos nuestra propia manera de hacer canciones. Pero al final el sonido de los temas, aunque tengan distintos estilos, se “turferiza”. No nos proponemos sonar de tal manera, como tal banda. Ahora estamos probando una versión de “Esa luz”, el tema que grabamos con Charly García para Siempre libre, el disco que relanzamos remasterizado en 2019, y le agregamos una coda medio My Bloody Valentine. Pero no es que todo el enfoque de la canción suene así, es solo esa partecita.

-¿Cómo es la relación entre ustedes después de tantos años?

Levinton: –Hay algo azaroso porque somos cinco personas arriba del escenario, más otras tantas del equipo técnico. Si nadie se despertó de mal humor y todos tenemos un buen día y ganas de tocar, las cosas salen bien. No estamos vendiendo chorizos, entonces todo depende de la conexión entre nosotros. Cuando estamos conectados las cosas salen bien, en los ensayos y en los shows. Podés haber ensayado veinte veces en una semana y si no está esa conexión, las cosas no funcionan.

Lopatín: –A esta altura ya nos conocemos todos perfectamente, ya todos sabemos por qué cada uno dice lo que dice y hace lo que hace. Por lo general nos juntamos a ensayar y la pasamos muy bien. Cuando tocamos, lo mismo. Hay algo de clima de viaje de egresados eterno. Nos divertimos mucho.

Levinton: –Después de estar unos años separados, nadie nos obligó a juntarnos de nuevo. Simplemente teníamos ese deseo. Si eso no está, no te la bancás mucho. Y menos a la edad que tenemos hoy.

"Después de estar unos años separados, nadie nos obligó a juntarnos de nuevo", sostiene Joaquín Levinton
"Después de estar unos años separados, nadie nos obligó a juntarnos de nuevo", sostiene Joaquín Levinton


"Después de estar unos años separados, nadie nos obligó a juntarnos de nuevo", sostiene Joaquín Levinton (Guido Adler/)

-Hace rato que la gente joven escucha menos rock que en el pasado. ¿Cómo se ven ustedes en ese nuevo contexto?

Levinton: –Yo no veo a Turf como una banda de rock. Sí tenemos espíritu rockero, en el sentido de que somos un grupo de amigos que andan de la cabeza dando vueltas por ahí… Pero veo lo que hacemos como un espectáculo ATP que puede ser disfrutado sin ninguna condición especial, sin tener que ser parte de ninguna tribu. Muchas de las canciones que tocamos en los shows tienen más de veinte años, pero las podés tocar diez millones de veces más y no envejecen, como les pasa a Los Auténticos Decadentes, por ejemplo.

Lopatín: –El rock se puso más clásico. Ya tiene edad para eso, de hecho. Pero nosotros siempre fuimos modernos: usamos caños en el primer disco, en una época en la que casi nadie hacía eso en el rock argentino. Siempre nos vieron como bichos raros porque nos vestimos con ropa colorida en lugar de estar todos de negro. Ahora los pibes de 14 o 15 años están todo el día con el celular y escuchan trap, pero eso no nos afecta, lo vemos como algo lógico.

Levinton: –Si hablamos del rock como una voz revolucionaria o contestataria, me parece que son muchos los artistas jóvenes que hoy tienen eso. Ysy A, Bizarrap, Catriel y Wos tienen un montón de contenido , además de millones de seguidores. Y bajan una data muy buena, hacen una música muy loca. Son súper populares y hablan mucho de la actualidad. Trabajan sin una compañía discográfica atrás, eso es muy punk también. Y son difíciles de encasillar. Ysy A es un payador arrabalero, más parecido al Polaco Goyeneche que a otro artista, pero yo lo interpreto como rock.

Lopatín: –Todos esos chicos hacen los discos con una computadora, dos monitores y una placa. Y consiguen resultados increíbles. Todos los instrumentos están dentro de la computadora. Ya no tienen que ir a comprarse la mejor guitarra, el mejor bajo, los mejores teclados porque está todo ahí, al alcance de la mano. Trabajan con unos monitores muy baratos y tienen cien millones de escuchas con cada tema que sacan. Es un contexto muy diferente al que había cuando nació Turf.

Levinton: –Y el mensaje que transmiten es bien punk: cualquiera puede hacerlo. El espíritu del rock, tal como lo entiendo yo, sigue vivo. Es más, nunca vi tan bien a la escena. Artistas como Usted Señálemelo o Simón Poxyran son megacreativos, están ultrachiflados, son muy sanos y también son súper trabajadores. Para nuestra generación la que iba era ser vago. Ellos predican el esfuerzo.

-¿Podrían trabajar sin una discográfica?

Lopatín: –No, nosotros ya somos parte de un sistema y dependemos de un tipo de promoción. Tenemos una manera de hacer las cosas que se consolidó en todos estos años. Nuestro público también es de determinada manera. Estos pibes tienen cinco millones de seguidores en redes sociales, suben algo y en un par de segundos lo ve un millón de personas. La gente que nos sigue a nosotros no está tan pendiente de las redes sociales. Escucha radio… la lógica es distinta.

Levinton: –En todo caso, la vara está bien alta. Hay que esmerarse.

-¿Vieron Rompan todo, el documental de Netflix producido por Gustavo Santaolalla que levantó mucha polémica en redes sociales?

Lopatín: –Yo no.

Levinton: –Yo lo vi, pero lo que me sorprende es que le den tanta importancia. Puedo decir que es entretenido, que está muy bien editado. Ese laburo lo hizo Picky Talarico, la misma persona que, mágicamente, dirigió el primer video de Turf, el del tema “Casanova”. No entiendo que le den tanta importancia a estar o no estar, a lo que dice o no dice cada músico, si Santaolalla está mucho o está poco. Si no te gusta, buscá otro documental en YouTube. O mirá el de B. A. Rock, no sé.

-¿Tienen muchas canciones nuevas para el próximo disco?

Levinton: –Depositamos mucho esfuerzo, mucho trabajo en estas canciones que estamos terminando. Y también tenemos mucha autocrítica, entonces no tenemos cien mil temas. Corremos detrás de hacer algo bueno, así que que tenemos las canciones justas, pero todas son buenas.