Nuevo desafío de Irán: amenaza con enriquecer uranio hasta el 60%

·4  min de lectura
El ayatollah Khamenei, líder supremo de Irán
Oficina del líder supremo de Irán vía AP

TEHERÁN.- El líder supremo iraní, Ali Khamenei, advirtió hoy que su país podría enriquecer uranio hasta el 60%, en un nuevo desafío por parte de Irán a la comunidad internacional. Las declaraciones se producen en la víspera de la entrada en vigor de una ley que pretende limitar la inspección de la ONU de las actividades nucleares iraníes mientras se mantengan las sanciones estadounidenses.

”El límite de enriquecimiento de Irán no será solo del 20%. Actuaremos según nuestras necesidades (...). Podríamos aumentar el enriquecimiento hasta el 60%”, dijo el ayatolllah, la máxima autoridad en el país, en un comunicado publicado en su página oficial.

Las declaraciones de Khamenei suceden al anuncio, realizado ayer, de un acuerdo “temporal” entre Teherán y el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que debe permitir una vigilancia de sus actividades, a la espera de conversaciones más amplias sobre el futuro del acuerdo nuclear.

Irán “no abandonó sus obligaciones, pero reduce progresivamente algunas de ellas, que son reversibles en caso de que (los otros países firmantes) vuelvan a respetar sus compromisos”, declaró Khamenei, tras haber amenazado con un enriquecimiento de hasta el 60%, lo que facilitaría alcanzar el 90% necesario para desarrollar un bomba atómica. ”Los occidentales saben que no queremos (fabricar) armas nucleares”, añadió el líder supremo.

Las autoridades iraníes empezaron a desentenderse de sus obligaciones en 2019, un año después de la retirada unilateral de Estados Unidos y del restablecimiento de sanciones que asfixian la economía iraní.
Reuters


Las autoridades iraníes empezaron a desentenderse de sus obligaciones en 2019, un año después de la retirada unilateral de Estados Unidos y del restablecimiento de sanciones que asfixian la economía iraní. (Reuters/)

El pacto firmado por la República Islámica y Estados Unidos, Francia, Alemania, el Reino Unido, Rusia y China, preveía un levantamiento progresivo de las sanciones a cambio de que Irán garantizara que no se fabricaría el arma atómica, un objetivo que Teherán siempre ha negado perseguir.

Las afirmaciones del líder iraní tienen lugar el mismo día en que dirigentes de su país se felicitaron por los avances en las negociaciones con el OIEA. Las conversaciones con las autoridades de control nuclear de la ONU “lograron un resultado diplomático muy significativo”, dijo el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores, Said Khatibzadeh, en una conferencia de prensa al día siguiente de la visita a Teherán del director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi.

Ayer Irán y el OIEA anunciaron un acuerdo “temporal” de tres meses para mantener una vigilancia de las actividades nucleares, aunque reducida, mientras se inician las negociaciones diplomáticas entre los firmantes del pacto de 2015 para sacarlo del estancamiento que había provocado el retiro de Estados Unidos en tiempos de Donald Trump.

¿Pero qué cambia con el anuncio del domingo por la noche? La ley iraní, que prevé restringir el acceso a ciertas inspecciones, incluyendo las de instalaciones militares sospechosas, “existe y se aplicará” a partir de mañana si Estados Unidos no levanta las sanciones, advirtió Rafael Grossi a su regreso a Viena, tras las “consultas intensas” en Teherán.

¿Boom económico pospandémico? Una montaña de dinero espera ser gastado en cuanto el virus brinde un respiro

”El acceso se reducirá, no nos engañemos, pero seremos capaces de mantener el nivel necesario de vigilancia y verificación”, dijo Grossi. “Esto salva la situación inmediata”, añadió. Según los términos de este “acuerdo bilateral técnico”, de tres meses de duración y que puede ser suspendido en cualquier momento, el número de inspectores desplegados por el OIEA en Irán se mantendrá y estos podrán seguir realizando inspecciones aleatorias.

”Por supuesto, para lograr una situación estable hará falta una negociación política, y eso no depende de mí”, señaló Grossi.

“Se cerraron algunos acuerdos para continuar con las verificaciones en el marco de las garantías” del Tratado de no proliferación de armas nucleares (TNP), señaló el vocero del Ministerio iraní de Relaciones Exteriores. Sin embargo, “la puesta en marcha voluntaria del protocolo adicional [del TNP] se suspenderá”, tal y como decidió el Parlamento. “Las cámaras seguirán encendidas pero no se transmitirá ninguna imagen al OIEA”, precisó.

Según la Organización Iraní de la Energía Atómica, esas imágenes se borrarán si al cabo de tres meses Washington no ha retirado las sanciones. Por su parte, un general estadounidense aprovechó una visita a Omán para instar a Irán a abstenerse de cualquier provocación.

”Creo que este es el momento para que todos demuestren moderación y precaución, y vean cómo van las cosas”, señaló el general Kenneth McKenzie, que comanda las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente.

Agencia: AFP