El desafío de Boric a la hora de reformar el sistema de pensiones chileno

·1  min de lectura

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se ha comprometido a reformar el sistema de pensiones, que actualmente es totalmente privado. La promesa promete ser difícil de cumplir con un Parlamento dividido.

Con Naïla Derroisné, corresponsal de RFI en Santiago de Chile

El presidente electo chileno, Gabriel Boric, de 35 años, fue elegido este domingo con un programa social reformista, y en particular con su promesa de acabar con el actual sistema de pensiones privadas por capitalización (AFP) instaurado durante la dictadura de Pinochet, y defendido por el actual gobierno de Sebastián Piñera.

Este modelo de fondo de pensiones es muy criticado por gran parte de la población chilena porque no garantiza las jubilaciones mínimas y reproduce e las desigualdades sociales. Los votantes de Gabriel Boric esperan ahora que las cosas cambien.

A los 61 años, cuando podría jubilarse, Rosario debe seguir trabajando. Porque si lo deja ahora, sólo recibirá 160 euros al mes, menos del salario mínimo en Chile.

"Con este dinero, sólo podría pagar la luz, el agua y el gas. No podría comer, ni enfermarme", dice.

Reformas difíciles por delante

Debido a las infructuosas inversiones del dinero que había invertido en un fondo de pensiones privado, la pensión de Rosario ha perdido casi la mitad de su valor original. "Lastimosamente, tendré que trabajar hasta que me muera. A no ser que cambie algo en este país y nos den pensiones de verdad", dice.

La Convención Constituyente aún tiene seis meses para redactar la nueva Constitución, que luego se someterá a un nuevo referéndum.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.