A pesar de la derrota de Trump, la teoría de conspiración QAnon gana poder entre republicanos

Ewan Palmer
·8  min de lectura

Por años, los partidarios de la teoría de conspiración sin fundamentos QAnon han esperado el momento en que el presidente Donald Trump confirme sus creencias y empiece a arrestar a los miembros de alto perfil de una camarilla pedófila satánica.

El día del ajuste de cuentas, referido como “la tormenta” en el movimiento radical, vería a Trump finalmente interpretar su papel como el salvador contra el “estado profundo” y los caníbales abusadores de niños, que incluyen a los principales demócratas y figuras de Hollywood, después de entablar una guerra secreta durante su período en el cargo.

Ahora, después de su derrota electoral ante Joe Biden, Trump solo tiene dos meses más en la Casa Blanca para llevar a cabo “la tormenta” y empezar a desmantelar a estos pedófilos adoradores de Satán.

Entérate: QAnon: distribuir teorías de conspiración y fomentar la violencia desde la red

O, al igual que en todos los otros días en que la supuesta “tormenta” iba a darse según los partidarios de QAnon, no sucederá nada.

Sin embargo, las afirmaciones radicales, que no tienen sustento en la realidad y están conectadas con la ya desmentida teoría de conspiración del Pizzagate, no parece que vayan a morir junto con la presidencia de Trump.

Un movimiento crecido

A pesar de que el líder y presunto héroe de QAnon pronto ya no liderará al país, el movimiento ha crecido tanto desde sus orígenes en los márgenes del internet en 2017, que los expertos creen que ya ha evolucionado para convertirse en una característica prominente de la ideología republicana y será usada en contra de la administración de Biden.

Vegas Tenold, un investigador del Centro sobre Extremismo de la Liga Antidifamación, añade que la teoría podrá moverse con facilidad más allá de Trump, pues los partidarios de QAnon están dispuestos a cambiar la narrativa como sea necesario: si Trump ganaba, su batalla secreta contra el “estado profundo” continuaría por cuatro años. Si Biden ganaba, esto era “también parte del plan de algún modo y por alguna razón”.

“Hay muchísima discordancia cognitiva aquí que en cierta forma no importa qué haya sucedido”, dijo Tenold a Newsweek.

“Q se trata predominantemente de Trump, pero incluso si él los rechazara, ellos todavía hallarían algo a lo cual pegarse”.

Lee más: Youtube elimina y prohíbe contenidos de grupo conspiracionista QAnon

Las afirmaciones importantes alrededor de la teoría están conectadas con una figura oscura conocida solo como “Q”, quien originalmente dejaba mensajes crípticos y códigos en el controvertido foro del sitio 4Chan.

Las publicaciones eran vistas como auténticas, ya que “Q” afirmaba tener una autorización de seguridad de alto nivel dentro del gobierno estadounidense, lo cual dicen sus partidarios que valida sus afirmaciones.

Aun cuando los menajes en código o “entregas” nunca hicieron explícitamente las afirmaciones sobre pedófilos satánicos de alto perfil, estos fueron interpretados por los partidarios de QAnon y promovidos en todas partes.

Tenold señaló que incluso sin Trump, QAnon se ha adaptado tanto al paso de los años que todavía podría existir incluso sin su comandante en jefe.

Teorías y profecías

“Las primeras afirmaciones que hizo Q en octubre de 2017 fueron que Hillary Clinton iba a ser arrestada mañana”, dijo él a Newsweek. “Desde entonces, QAnon ha sido una serie de profecías y predicciones que nunca sucedieron, y esto no ha frenado a QAnon en lo más mínimo”.

Algunas otras teorías impulsadas por QAnon incluyen que la compañía de muebles Wayfair anunciaba niños traficados bajo la apariencia de vender artículos caros, y afirmaciones frecuentes de que John F. Kennedy Jr. todavía está vivo y regresaría a hacer campaña a favor de Trump.

“El mundo real tiene una tendencia de no afectar a QAnon más que muy poco”, añadió Tenold.

Con un colectivo tan variopinto de partidarios, no hay una idea principal acordada de lo que significa el resultado de la elección para QAnon, de lo que todos tienen sus propias interpretaciones.

Tal vez no sorprenda, dado que esta opinión también es promovida por el presidente, que muchos partidarios de QAnon todavía afirmen que Trump en realidad ganó la elección.

Otros no están tan seguros de que la derrota electoral de Trump sea parte de algún plan, y han expresado su desdén con respecto a que hayan sido engañados por todo esto.

Silencio de Q

Muchos han expresado una frustración honda y confusión de por qué Q no ha hecho una sola publicación nueva desde el día de la elección o dado alguna información nueva a pesar de haber anunciado por mucho tiempo el 3 de noviembre como una fecha clave para el futuro de su movimiento.

Los seguidores también han expresado su resentimiento porque Q continúe callado incluso después de que Biden fue declarado el ganador el 8 de noviembre.

La última entrega que Q publicó en el foro del sitio 8Kun, el nuevo hogar de QAnon desde que 4chan y luego 8chan se disolvieron, presenta una cita de Abraham Lincoln en el discurso de Gettysburg, una liga a un video musical de la película de 1992 El último de los mohicanos, y terminando con la frase “Juntos ganaremos”.

Te puede interesar: Facebook bloquea cuentas relacionadas con la teoría conspirativa QAnon

Esta no es la primera vez que Q se ha quedado callado, pues en ocasiones han pasado días o incluso semanas desde 2017 sin ninguna publicación.

El día de la elección también resultó ser el mismo día en que el dueño y administrador de 8Kun, Ron Watkins, anunció que renunciaba como administrador del sitio, y la especulación sugiere que los dos eventos podrían estar conectados.

Penetración en la consciencia republicana

Aun cuando no hay una sugerencia de quién asumirá el papel de Trump como el supuesto salvador de QAnon —o si dejarán de creer en él por completo—, la idea de que la teoría desaparecerá al momento mismo de la derrota de Trump también ignora qué tanto ha penetrado en la consciencia pública en los últimos tres años.

“No pienso que QAnon se irá con Trump”, dijo a Newsweek Adele M. Stan, editora de Right Wing Watch.

“La mitad de los republicanos cree en las afirmaciones centrales de la teoría de conspiración de QAnon, que es la camarilla de tráfico sexual infantil”, añadió Stan, refiriéndose a una encuesta reciente de Yahoo News llevada a cabo por YouGov.

“Tienes la mitad de los republicanos, uno de los dos partidos principales, creyendo que lo que van a ver es un gobierno ilegítimo poblado de pedófilos.

“En términos de restaurar la fe en tu gobierno, este va a ser un camino largo”, añadió Stan. “Tienes a todas estas personas preparadas para ver las cosas de una manera muy diferente”.

Foto: OLIVIER TOURON / AFP

Las creencias claves detrás de la creencia de QAnon también parecen destinadas a continuar, atrayendo a quienes tal vez no estén conscientes de los elementos centrales extremos de canibalismo satánico y más bien se enfocan en el ángulo de “Salven a los Niños”, un lema prominente de QAnon en línea y en mítines en todo el mundo en meses recientes.

“Se habla mucho en código al momento”, comentó Stan. “La narrativa de QAnon ya se ha profesionalizado.

“Tienes esta etiqueta de ‘Salven a los Niños’. ¿Qué puede ser más atractivo para la gente, quién no quiere salvar niños?”

Tenold describió el lema de Salven a los Niños de QAnon como un “momento de genialidad” para los conspirólogos.

“En verdad expandió su coalición, les permitió tomar las calles, no se enfocó en el aspecto más espeluznante de QAnon.

Lee: El desafío estadounidense: sobrevivir al sendero de Trump

“Solo se enfocó en algo que sabes que todos podemos apoyar, lo cual es que la pedofilia es mala. Esa es la línea que Trump ha asumido cuando le preguntan sobre QAnon, que estas personas están contra los pedófilos, y ¿quién no lo está?”

QAnon también ha hecho el salto de los oscuros foros de internet a los corredores del Congreso después de que dos candidatos al Congreso, que han mostrado expresamente su apoyo o participado con QAnon, ganaron sus elecciones en noviembre.

Marjorie Taylor Greene, quien ganó el profundamente conservador 14o Distrito Congresista de Georgia después de postularse sin oposición, es una de las figuras políticas más francas que han expresado su apoyo a la teoría tras elogiar a Q como un “patriota”.

“Ahora hay una oportunidad que se da una vez en la vida de sacar a esta camarilla mundial de pedófilos adoradores de Satán, y pienso que tenemos al presidente para hacerlo”, dijo ella en un video de Facebook de agosto de 2017.

Lauren Boebert, una republicana de extrema derecha que ha hablado positivamente sobre la teoría de conspiración de QAnon, también ganó el 3o Distrito Congresista de Colorado. En 2017, ella describió, en un podcast presentado por Ann Vandersteel, una creyente franca de QAnon, en junio cómo “todo lo que he oído de Q, espero que esto sea real”.

Stan describió cómo el ascenso de QAnon y la caída de Trump podrían darle forma a la apariencia del Partido Republicano en los años por venir.

“Lo que están haciendo es acumular poder en el Partido Republicano”, comentó Stan. “Es un modelo que en realidad fue pulido brillantemente por la derecha religiosa, remontándose a finales de la década de 1970 hasta la de 1980.

“El Partido Republicano siempre ha sido controlado por una fuerza u otra. Esto [QAnon] será una fuerza real en el Partido Republicano. Ya lo es”.

Stan también sugirió que el paso de la teoría de conspiración de QAnon a la política establecida podría tener consecuencias aún más violentas.

“Están pidiendo la ejecución de todos los principales líderes demócratas y líderes de Hollywood. Afirman falsamente que son pedófilos y trafican niños”, comentó Stan. “Esta es una narrativa de terrorismo estocástico que le dice a la gente que estas personas son malas.

“La pesadilla infernal de desinformación que Trump ha liberado, en combinación con la alianza de estos grupos muy violentos nos deja en una [situación] muy caótica”.

Con una presidencia de Biden, Stan se pregunta si podría haber un movimiento contra la violencia que sea “lo bastante sustancial para detenerla, porque va a requerir que la mayoría del pueblo estadounidense diga que ya basta”.