Derrame de aguas residuales genera desalojos en Florida

ADRIANA GOMEZ LICON
·2  min de lectura

MIAMI (AP) — El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el sábado un estado de emergencia debido a que un derrame considerable en un estanque enorme de aguas residuales amenaza con inundar caminos y reventar un sistema de almacenamiento de aguas contaminadas.

Las autoridades de Florida ordenaron el desalojo de más de 300 viviendas y cerraron el sábado una carretera cercana al estanque en el área de Tampa Bay al norte de Bradenton.

Los habitantes que viven en los alrededores de la reserva Piney Point recibieron la alerta a través de un mensaje de texto en que les recomendaban abandonar el área de inmediato porque el colapso era “inminente”.

Las autoridades ampliaron la zona de desalojo horas después para incluir más casas, aunque dijeron que no planeaban abrir albergues.

El Departamento de Protección Ambiental de Florida señaló que una ruptura fue detectada el viernes en uno de los muros del estanque de 33 hectáreas (77 acres) y de ocho metros (25 pies) de profundidad y que almacena millones de litros (gallones) de agua que contienen fósforo y nitrógeno de una antigua planta de fosfato.

Desde la noche del viernes al sábado, las autoridades habían traído piedras y materiales para tapar el boquete en el estanque, pero el intento fue infructuoso.

El administrador del condado Manatee, Scott Hopes, dijo el sábado en una conferencia de prensa que la principal preocupación es que el agua inunde la zona, que, dijo, era agrícola y tiene baja densidad de población.

“Estamos hablando de la posibilidad de que unos 2.300 millones de litros (600 millones de galones) salgan del estanque de retención en cuestión de segundos y minutos e inunden la zona circundante”, señaló Hopes.

Los trabajadores han estado extrayendo miles de litros (galones) por minuto para reducir el volumen en caso de que el estanque reviente.

Vaciar todo el estanque tardaría entre 10 y 12 días. Otros han estado trabajando para trazar una ruta a fin de controlar el flujo desde el estanque hasta Tampa Bay.

Con la declaración del estado de emergencia de DeSantis se asignan más recursos para bombas y grúas en la zona. El propietario, HRK Holdings, no ha respondido de momento una solicitud en busca de declaraciones sobre el asunto el sábado.

El estanque donde la fuga fue descubierta se ubica en la antigua mina de fosfato de Piney Point, ubicada sobre una pila de fosfoyeso, un desecho derivado de la fabricación de fertilizantes y que es radiactivo. El fosfoyeso contiene pequeñas cantidades de radio y uranio en forma natural, y las pilas acumuladas también pueden liberar grandes concentraciones de gas radón.