Derogan políticas que negaban licencias a hijos de migrantes

JOHN SEEWER

TOLEDO, Ohio, EE.UU. (AP) — Dos políticas estatales que impedían a refugiados e hijos de inmigrantes tramitar sus licencias de conducir de Ohio han sido derogadas por un juez federal.

Los fallos separados beneficiarán a cerca de 4.000 personas en Ohio, en su mayoría adolescentes estadounidenses a los que se les impidió tramitar sus licencias para conducir debido al estatus migratorio de sus padres, informaron los grupos de derechos civiles detrás de las demandas legales.

Las organizaciones apelaron las políticas del Departamento de Tránsito de Ohio señalaron que ambas resultaban discriminatorias debido a que negaban licencias o credenciales de identificación del estado a personas que viven en Estados Unidos sin autorización legal.

El juez federal de distrito Edmund Sargus en Columbus derogó las políticas en fallos emitidos el martes y la semana pasada. Un vocero de la fiscalía de Ohio dijo que estaban analizando la decisión.

En una de las demandas, un grupo objetó a la negativa de las autoridades estatales de otorgar licencias de conducir a adolescentes, muchos de ellos ciudadanos estadounidenses nacidos en Estados Unidos.

De acuerdo con sus abogados, a los adolescentes se les negó el trámite debido a una política que exige que un padre o tutor demuestre su estatus migratorio legal a fin de que pueda responder por sus hijos.

En la demanda se menciona el caso de un adolescente de 15 años de Toledo a quien se le negó un permiso de conducir temporal en 2017 porque su madre sólo contaba con un pasaporte e identificación mexicanos. Al menor se le negó de nuevo la licencia cuando trató de que una amistad de su madre, que cuenta con la ciudadanía estadounidense, fungiera como aval.

Contar con una licencia para conducir es “fundamental para acceder a muchos derechos humanos como trabajar, acudir a la escuela, atender a miembros de la familia y recibir atención médica”, declaró Emily Brown, una abogada del grupo Advocates for Basic Legal Equality (Abogados por la Equidad Legal Básica).

Los fiscales del estado argumentaron que el Departamento de Tránsito cuenta con una razón válida para verificar la identidad del aval, dado que las licencias para conducir son un documento primario de identificación y que tiene el interés de verificar la información.

Pero el juez determinó que la política creó una distinción entre ciudadanos estadounidenses menores de edad y “va dirigida sólo a aquellos menores cuyos padres carecen de un estatus legal”.

El otro fallo anuló una política que exigía que los refugiados que llegaron a Estados Unidos hace más de dos años demostraran que ahora son residentes permanentes antes de poder tramitar licencias de conducir.