"Los derechos sexuales no son negociables" para los líderes de la Cumbre de Población de Kenia

Agencia EFE

Nairobi, 12 nov (EFE).- Jefes de Estado, Gobierno y de agencias de la ONU inauguraron hoy en Nairobi la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (ICPD25), que tratará la agenda de género mundial, con un mensaje claro: "los derechos sexuales no son negociables".

Así lo consideró la directora ejecutiva del Fondo de Población de la ONU (UNFPA), Natalia Kanem, agencia que coorganiza junto al Gobierno de Kenia y de Dinamarca este evento, que se celebra hasta el jueves en el Centro Internacional de Conferencias Kenyatta en la capital keniana.

Representantes de más de 160 países revisarán el trabajo realizado en la histórica ICPD de 1994 en El Cairo, donde se firmó un programa de acción que marcó hitos tan importantes como considerar la salud sexual y reproductiva como un derecho humano, y se trataron temas como la mortalidad materna o la violencia y prácticas dañinas contra las mujeres.

"Ese viaje que comenzó hace 25 años está lejos de haber acabado", sentenció Kanem, que señaló que, solo durante su discurso, de menos de 15 minutos, 46 niñas de menos de 18 años han sido casadas sin su consentimiento o tres mujeres y niñas han muerto por complicaciones prevenibles en el embarazo o el parto.

"¿Por qué es tan difícil avanzar con esta agenda? Una agenda que me parece justa y que parece ser la agenda sensata para ir adelante con el desarrollo", se preguntó la princesa Mary de Dinamarca, que enfatizó que "no podemos regresar a un momento en el que las mujeres y niñas no podían decir nada sobre sus derechos sexuales y reproductivos".

Acabar con la violencia machista, la mortalidad materna o el derecho a la planificación familiar son los tres grandes temas que estarán en el centro del debate durante las tres jornadas de la cumbre.

Y además, se espera que se den cifras de cuánto va a costar financiar los llamados "tres ceros" -cero muertes maternas que se puedan prevenir, cero necesidades insatisfechas de planificación familiar y cero violencia de género- para poder conseguir la financiación gubernamental necesaria con que atajar esos problemas.

"Hemos hecho un gran progreso", manifestó durante la apertura la subsecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, que a su vez incidió en que "la situación actual está lejos de donde debería estar".

Más de 800 mujeres mueren cada día durante el parto o por complicaciones surgidas de él o del embarazo, y una de cada tres mujeres va a sufrir violencia física o psicológica a lo largo de su vida.

En la cumbre también se debatirá sobre las prácticas dañinas contra las mujeres como la mutilación genital femenina (MGF), contra la que el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, lanzó hoy un alegato: "la MGF -subrayó- sigue siendo la violación más seria contra mujeres y niñas".

Así que el compromiso del país huésped de la ICDP es "asegurarse de que esta práctica se acaba con esta generación". Para ello, Kenia cuenta con acuerdos con todos sus vecinos para acabar con prácticas transfronterizas y ha firmado un acuerdo con líderes tradicionales de varias comunidades para poner fin a la MGF antes de 2022.

Los grupos ultraconservadores habían lanzado un llamado a Kenyatta para que se desmarcase de los temas más controvertidos de la conferencia, como el aborto o los derechos de las personas homosexuales, asuntos que el líder ha eludido en su discurso.

A la inauguración también asistieron otros jefes de Estado y Gobierno como el presidente ugandés, Yoweri Museveni; el somalí, Mohamed Abdullahi "Farmajo"; y la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Cambell.

(c) Agencia EFE