Derechos humanos en Zimbabwe más vulnerados durante pandemia

Harare, 22 May (Notimex).- La pandemia de COVID-19 no sólo ha puesto en peligro cientos de millones de vidas por causas económicas en África, también complica la defensa de los derechos humanos, señaló una especialista de la Organización de las Naciones Unidas.

De acuerdo con Fiona Adolu, quien también se desempeña como defensora de derechos humanos en Zimbabwe, las instituciones y los organismos de defensa de estas garantías han afirmado que continuarán sus labores a pesar de la pandemia.

"Sin embargo, se enfrentan a desafíos operativos, ya que la mayoría de los establecimientos e instituciones gubernamentales no tienen los recursos básicos, como Internet, para continuar operando de forma remota, según lo exigen las reglas de distanciamiento social", explicó Adolu 

La defensora ha centrado su trabajo en proporcionar soporte técnico para garantizar que la defensa de los derechos humanos se inscribe en las disposiciones generales que establece el gobierno de Zimbabwe en su lucha contra la pandemia de COVID-19.

Adolu señala que el gobierno de Zimbabwe ha hecho hincapié en el mantenimiento de la cuarentena generalizada y el aislamiento social, para lo cual ha utilizado a las fuerzas de seguridad.

"Por lo que hemos instado a las agencias de la ONU en Zimbabwe a garantizar que la realización de los derechos humanos, como los derechos a la salud y el acceso a los servicios de salud, continúe para las personas quienes sufren de otras condiciones de salud", explicó la especialista.

De acuerdo con Adolu, Zimbabwe ya enfrentaba una crisis económica derivada del paso del ciclón Idai que golpeó gravemente al país durante marzo de 2019, además de la sequía generalizada por el fenómeno El Niño.

A esto, se sumó el uso excesivo de la fuerza por parte de las instituciones estatales de seguridad durante la pandemia de COVID-19, la sobrepoblación del sistema penitenciario y la deficiencia en garantizar otros derechos humanos como el de la salud, agua, trabajo y los de las personas discapacitadas.

La situación es tan grave en Zimbabwe que, de acuerdo con la especialista, todos los derechos humanos se han visto vulnerados.

"Esto es en gran medida un problema de salud pública, pero el impacto ha sido en toda la gama de derechos humanos. No creo que haya un derecho humano que no haya sido afectado por COVID-19", dijo.

Por lo tanto, "la base de nuestras respuestas debe estar en los derechos humanos para que podamos vencer la enfermedad y abordar las limitaciones y los desafíos que ven con eso. La única forma de hacerlo es estar unidos en la protección y promoción de los derechos humanos", concluyó Andolu.

-Fin de nota-

NTX/I/IS/ECA