Los dos derechos básicos que garantiza la boleta única papel

·4  min de lectura
Modelo de Boleta Única dos
Modelo de Boleta Única dos

La media sanción en la Cámara de Diputados del proyecto de ley impulsando el uso de la Boleta Única Papel (BUP) para las elecciones nacionales de 2023 es un paso muy importante para avanzar en la mejora de nuestro sistema electoral.

La BUP es un reclamo que muchas organizaciones de la sociedad civil venimos haciendo desde hace más de veinte años, y desde el 2007 la Cámara Nacional Electoral (CNE) viene resaltando la importancia de “asegurar que el derecho a votar no se vea menoscabado por la confusión o una influencia indebida”, e invitando a “reflexionar sobre la adopción de la boleta única”.

Impulsar la BUP no implica poner en duda la legitimidad de los pasados comicios ni sostener la existencia de fraude. ¿Entonces por qué cambiar? La respuesta es muy sencilla: se propone cambiar porque la BUP es mejor, ya que garantiza dos derechos electorales básicos que el sistema actual no garantiza: el derecho a elegir y el derecho a ser elegido libremente.

Una advertencia de Joe Biden que dejó a todos los presidentes paralizados

Con la BUP siempre vamos a poder votar a la persona o al partido que queramos al estar todas las opciones en la misma boleta, y se asegura una competencia mucho más justa y transparente entre partidos grandes y chicos. Nunca más van a “faltar boletas”, un reclamo recurrente de la ciudadanía y de todas las fuerzas políticas a lo largo del tiempo.

La BUP ayuda además a eliminar malas prácticas de la política como el “voto cadena”, el robo de boletas, el reemplazo de boletas genuinas por boletas falsas, el mantenimiento de partidos con el sólo propósito de recibir recursos del Estado para la impresión de boletas, etc.

Además de garantizar el derecho a elegir y a ser elegido, la BUP tiene dos beneficios importantes:

  • Es mas económica: la reducción de costos no es un objetivo central para impulsar la BUP pero si es un beneficio secundario ya que se estima que se ahorrarían unos $3000 millones cada año electoral , ahorro equivalente a poder construir dos hospitales de 500 camas, o 428 viviendas sociales.

  • Es más ecológica: cada año electoral se imprimen millones de boletas que no son usadas y se terminan tirando. La BUP ayuda a la preservación del medio ambiente, y a reducir la huella de carbono al disminuir el uso de papel, de energía y tintas para imprimir las boletas y de combustible para distribuirlas, etc.

Adoptar la BUP no es un cambio improvisado: es el sistema de votación más usado en el mundo, y en Argentina ya se ha adoptado en Santa Fe, en Córdoba y en varios municipios, y en Mendoza acaban de aprobar su utilización para el 2023. Sería por lo mas interesante que un sistema que en el interior ya incorporaron y usan exitosamente sea adoptado a nivel nacional. La BUP es utilizada además hace años por los argentinos que votan en el exterior y quienes votan en las cárceles.

La BUP es sencilla y fácil de utilizar: un análisis del Observatorio Político Electoral de la Universidad Nacional de Rosario de las elecciones de Santa Fe de 2017 (año en el cual se votó con boleta partidaria para la elección de Diputados Nacionales y con BUP Intendentes y Concejales), muestra que el porcentaje de votos válidos, nulos y en blanco es similar con ambos sistemas. Mismo día, mismos electores, ninguna confusión. La BUP siempre va a ser menos confusa y más prolija que una cantidad enorme de boletas partidarias adentro de un cuarto oscuro .

La sociedad apoya la adopción de la BUP: distintos sondeos de opinión pública (Poliarquía, Zuban Córdoba) muestran niveles de apoyo a su utilización superiores al 70%. En Santa Fe, donde se usan ambos sistemas, el 84% de los santafecinos manifestaron estar de acuerdo en votar con el sistema de BUP, y en una encuesta vía Twitter de C5N de abril de este año, el 94% de los respondientes manifestaron estar de acuerdo en que se adopte la BUP para las próximas elecciones nacionales en 2023.

La última emancipación fallida de Alberto Fernández

Por último, la adopción de la BUP no debiera ser una iniciativa que quede atrapada en nuestra “grieta” política, identificada con el oficialismo o con la oposición; es un sistema que todos juntos debiéramos apoyar e impulsar. No es del oficialismo o de la oposición propiciar un método que mejora la calidad y equidad de nuestra democracia, ya que garantiza el derecho a elegir y a ser elegido libremente; es mucho más económico; y es más sustentable y amigable con el medio ambiente.

Celebramos que el proyecto esté avanzando en el Congreso y que ya cuente con media sanción en la Cámara de Diputados, y hacemos votos para que el Senado empiece a darle tratamiento y que lo apruebe para que podamos usar la BUP como instrumento de votación a partir de las elecciones generales del 2023, garantizando nuestra libertad a elegir y mejorando de esta manera la calidad y equidad de nuestra democracia.

El autor es director general de la Red de Acción Política Asociación Civil

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.