La derecha se resta de la reunión con Boric tras conocer el nuevo gabinete

·3  min de lectura

Santiago de Chile, 6 sep (EFE).- El profundo cambio de gabinete que este martes llevó a cabo el presidente de Chile, Gabriel Boric, y que afectó a algunos de sus ministros más cercanos, no dejó del todo satisfecha a la derecha, que expresó sus dudas ante la remodelación.

“Volvimos a lo que tanto criticó el Frente Amplio (FA) que no quería para Chile, la Nueva Mayoría (NM) en los puestos claves. El Gobierno en práctica accedió a tomar más clases porque son incapaces de asumir las tareas, funciones y obligaciones mínimas de cualquier Gobierno con su ciudadanía”, sostuvo el diputado de la coalición derechista Chile Vamos (ChV), Andrés Celis.

"El cuoteo y la improvisación son dignos de una asamblea estudiantil. El Gobierno del presidente Boric jugando a la sillita musical", ironizó el parlamentario de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), Álvaro Carter.

Para los conservadores, el Ejecutivo de Boric desatiende lo problemas que actualmente la ciudadanía considera más relevantes como el aumento de la inseguridad, la delincuencia y la inflación.

"Hay que ver si lo que cambia es la receta o el cocinero, y espero que sea lo primero porque el Gobierno se había dedicado a ganar el plebiscito y no a resolver los problemas de la gente", añadió el senador de la UDI, Juan Antonio Coloma.

Desde la extrema derecha, el presidente del Partido Republicano y senador, Rojo Edwards, criticó que Boric "no ha entendido la tremenda derrota de sus ideas porque en su discurso se atrincheró".

Rechazó que el mandatario haya sumado a la ministra del Trabajo, Jeanette Jara, al comité político, núcleo duro de la toma de decisiones del Ejecutivo. Con esa incorporación, suben a dos de seis las ministras pertenecientes al Partido Comunista en el comité político.

Otra señal de molestia la dio Francisco Chahuán, presidente del partido de derechas Renovación Nacional (RN), que declinó nuevamente participar de la reunión convocada por el presidente para este martes en el Palacio de la Moneda para definir el camino de la nueva Constitución.

RN, que iba ser la única fuerza de su sector en asistir, acusa "improvisación" del Gobierno en el cambio de gabinete, en particular en el cargo de la Subsecretaría de Interior.

Boric se retractó, en menos de una hora, del nombramiento como número dos del Ministerio de Interior de Nicolás Cotaldo Astorga, antiguo líder estudiantil vinculado al Partido Comunista, después de que su designación desatará las críticas de la oposición por sus ataques en el pasado a las fuerzas de Seguridad.

El nombramiento fue anunciado a través de un comunicado oficial poco antes de que el presidente presentara la profunda reestructuración del gabinete y desató una ola de críticas en las redes sociales.

El conglomerado de derechas ChV ya había declinado el domingo, tras celebrar el resultado del plebiscito, participar de la primera reunión que convocó el presidente con todas las fuerzas políticas para plantear un nuevo itinerario constituyente.

Aunque los partidos conservadores aseguraron que desean continuar con el itinerario constitucional, supeditaron su asistencia al cambio de gabinete para reunirse con los ministros entrantes y no con quienes estaban por abandonar su cargo.

Senadores como Javier Macaya, presidente de la UDI, apuestan por que antes del 11 de septiembre, día en que se conmemoran 49 años del golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), se establezcan las primeras bases del nuevo proceso constituyente, pero su sector aún no ha concretado cuándo acudirá a la invitación.

El domingo pasado, con un 62 % de las preferencias, Chile decidió en un plebiscito rechazar la propuesta constitucional emanada de la Convención que trabajó el texto durante un año, resultado que golpeó fuertemente al Ejecutivo.

Durante la campaña del plebiscito constitucional, la derecha se comprometió a dar continuidad al proceso constituyente a través de una nueva convención, en caso de que se impusiera el "Rechazo". El compromiso, que no quedó firmado en ningún acuerdo, es ahora el agarre del Gobierno para avanzar en este camino.

(c) Agencia EFE