Atletas estadounidenses advierten a la Corte Suprema del impacto “devastador” de la ley del aborto

·2  min de lectura

Más de 500 mujeres de varias organizaciones deportivas profesionales en Estados Unidos, incluida la capitana del equipo nacional de fútbol femenino de EE.UU., Megan Rapinoe, firmaron un Amicus Curiae a la Corte Suprema instándola a rechazar una ley de Mississippi que prohíbe los abortos después de 15 semanas de embarazo.

La ley, que forma parte de una ola de legislación antiaborto en los estados conservadores de Estados Unidos, se defiende ante la Corte Suprema en argumentos orales que comenzarán en diciembre.

Los abogados del estado están tratando de desafiar directamente la decisión Roe V Wade de 1973 que establece el aborto como un derecho protegido para las mujeres en todo el país, una perspectiva que ahora se considera al alcance de los enemigos del derecho al aborto luego de tres adiciones conservadoras a la Corte bajo el mandato del expresidente Donald Trump.

En su escrito, las mujeres argumentan que las leyes que limitan los servicios de aborto dañarían indebidamente a las atletas en las ligas profesionales al obligarlas a llevar embarazos a término completo si no detectan el embarazo y toman medidas antes de que entren en vigencia las restricciones sobre los procedimientos.

“Si el Estado obligara a las mujeres deportistas a llevar embarazos a término y dar a luz, podría descarrilar las carreras deportivas, el futuro académico y los medios de vida económicos de las mujeres a gran escala”, se lee en el Amicus Curiae.

“Las exigencias del atletismo y el embarazo son física y emocionalmente intensas. Si las mujeres perdieran la capacidad para tomar decisiones individuales y personales sobre si, cuándo y cómo equilibrar estas demandas en competencia, muchas se verán obligadas a sacrificar sus aspiraciones y objetivos deportivos”, continúa.

Los defensores del derecho al aborto se están preparando nerviosamente para que la Corte se pronuncie sobre el caso de Mississippi, un evento que probablemente ocurrirá a principios del próximo año, después de que se negó a actuar y evitó que entre en vigencia una ley restrictiva en Texas que prohíbe los abortos después de seis semanas de embarazo. La Corte aún tiene que tomar una decisión final sobre ese caso, pero por ahora ha permitido que el estado de Texas prácticamente prohíba la mayoría de los abortos en todo el estado, ya que pocas mujeres detectan el embarazo y pueden llegar a una clínica antes de las seis semanas.

Leer más: México: Redes celebran la despenalización del aborto

Esta semana, un ginecólogo de Texas con sede en San Antonio se convirtió en la primera persona en ser demandada bajo la ley del estado, que delega a los ciudadanos para hacerla cumplir a través del sistema judicial y prohíbe que los funcionarios estatales tomen medidas, después de que escribió en un artículo de opinión del Washington Post que había practicado un aborto a una mujer más allá de las seis semanas de embarazo después de que la prohibición entrara en vigor el 1 de septiembre.

Relacionados

Médico de Texas que realizó aborto es primera persona demandada bajo la nueva ley, lo que establece un enfrentamiento constitucional

Gobernador de Texas firma silenciosamente una nueva ley que restringe aún más los abortos

Disminuyen abortos en Texas; aumentan en estados vecinos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.