Este es el verdadero y grave problema de los bonos argentinos

Desde la reestructuración de deuda de 2020 a cargo de Martín Guzmán, los bonos argentinos no hacen más que caer. Solo basta con tomar como prueba el comportamiento del más representativo, el GD30D.

Desde el máximo de US$ 52 alcanzado en septiembre de tal año hasta el presente, su cotización retrocedió más de un 43% hasta los US$ 29, aproximadamente. En tanto, su contraparte con ley local, el AL30D, colapsó en el mismo periodo un 52% hasta superar ligeramente los US$ 25.

En este contexto, muchos ahorristas e inversores se preguntan qué es lo que está pasando para que la deuda local valga cada vez menos.

Caída CER
Los bonos argentinos no paran de perder valor.

"El problema siempre es que el Banco Central no tiene reservas en dólares, lo cual no es ninguna novedad. Si vos no tenés reservas en dólares, no te presta el FMI porque estás renegociando una deuda anterior y no tenés mercados para ir a pedir más dinero, ¿cómo vas a pagar la deuda?", explicó Mariano Pantanetti, especialista en mercados financieros con larga trayectoria en la industria local.

De acuerdo al ejecutivo, los precios de los bonos mencionados al inicio, los más populares, siempre van a estar con una paridad de entre US$ 25 y US$ 28 porque "no hay incentivos para pensar que no se van a volver a reestructurar o reperfilar".

"Estas semanas poselecciones les agregan más volatilidad. En la última semana, bajó hasta casi US$ 23 y después recuperó otra vez el mismo precio para estar devuelta en el orden de US$ 25 o US$ 26. Eso no es que bajó el precio por las elecciones, porque ganó Milei o ganó Massa, es la propia dinámica del mercado que se va a mantener así", añadió.

Dólares Estados Unidos
El problema de Argentina es el de siempre: no hay suficientes dólares.

Además de las expectativas de una nueva reestructuración, otro factor que le juega en contra al precio de los bonos es la baja renta que distribuyen. De acuerdo a Pantanetti, el cupón que devenga de alrededor del 1% "no es aceptable" teniendo en cuenta otras alternativas globales mucho más seguras que existen actualmente.

"No es un cupón interesante para el mercado. Si vos tenés un bono del Tesoro pagando un 5% anual en Estados Unidos, ¿quién en el mundo compraría un bono argentino? Está bien, devenga una TIR muchísimo más alta, de alrededor del 50%, pero el cupón que paga es muy muy bajo, no hay atractivo para generar renta corriente con ese cupón. Estarías comprándolo pensando en ganar dinero al finalizar, pero no hay nada para ganar en términos de renta corriente", concluyó el experto.