Venganza India, suplantador de nombres

CIUDAD DE MÉXICO, junio 20 (EL UNIVERSAL).- Desde muy chavito, Venganza India sintió la cosquilla de la lucha libre cuando veía las funciones por la televisión y también al ir a los eventos que se realizaban en el mercado de la colonia Manantiales, en su natal Ciudad Nezahualcóyotl.

Dos semanas le bastaron para descubrir que el grupo del maestro "Chucho" Conde no era suficiente para él y decidió emigrar a la popular Arena 2 de Junio con el profesor MS1/2, quien fue conocido como la primer Parkita.

Sus pininos se dieron bajo la personalidad de Chamaco Loco, fue así que el gordito que usaba pantalones y playeras rotas se ganó a los aficionados.

Sin embargo, un luchador llamado Blayder Man reclamó el nombre y se lo quitó en una lucha de apuestas.

Al no tener un personaje, el jovencito de 15 años, por recomendación de Refugio "Cuco" Durán", promotor de la Arena 2 de Junio, tuvo la idea de programarlo cada semana, durante tres meses, con el nombre de cada uno de los ídolos locales del momento.

Fue así que representó los personajes del Taquero Maldito Jr., Apocalipsis Jr., Artillero 2000 Jr., entre otros.

Esto provocó que los luchadores "suplantados" se molestaran y le metieran una tranquiza al muchachito que se había atrevido a colgarse de su nombre, pero de pronto algo cambió.

"Fue una gran historia la que se armó en esos tiempos hasta que finalmente me ponen el nombre de Venganza India Jr., pero lo que Cuco no sabía que Venganza India, que ahora lucha como Terror Boricua, era mi padrino y cuando llegó a la Arena a reclamar descubrió que era yo, por lo que dijo que no había problema y desde hace 15 años me conocen como este personaje", relató a EL GRÁFICO de EL UNIVERSAL, Venganza India.

No se quebró. Una fractura en el tobillo izquierdo, al luchar en una función en la calle, truncó su proyección, pero gracias a sus padres ocupó el tiempo que estuvo fuera de acción para terminar sus estudios hasta convertirse en un profesionista.

"Mi vida era la lucha libre y le dedicaba el 100%, incluso por ella deje la escuela. Cuando me fracturé aún era menor de edad y al no poder seguir luchando mis papás me exigieron que retomara mis estudios, ahora soy Ingeniero en Tecnologías de la Información", cuenta.

Se fue a los 17 años y su regresó se dio a los 24, ahora haciendo equipo con los hermanos Soria, ha encontrado a una familia que lo motiva a darlo todo en esta nueva etapa sin importar su sobrepeso porque "para ser gordo hay que tener estilo", concluyó nuestro invitado.