Venecia aplicará una tasa a los visitantes de un día para prevenir turismo de masas

Entrega de mercancías en el Gran Canal de Venecia el 29 de julio de 2023 (MARCO SABADIN)
Entrega de mercancías en el Gran Canal de Venecia el 29 de julio de 2023 (MARCO SABADIN)

Venecia exigirá puntualmente a partir de 2024 una tasa de 5 euros a los turistas que visiten durante el día la ciudad, víctima de un turismo de masas y amenazada de ser colocada en la lista de la Unesco del patrimonio en peligro.

Del pago de la tasa estarán exentas las personas de menos de 14 años, y los turistas que pasen al menos una noche en Venecia.

El objetivo de la medida, aprobada este martes por el consejo municipal, es disuadir a los visitantes de un día, que atiborran la ciudad conocida en el mundo entero por sus canales, sus puentes, sus palacios y sus obras de arte.

En 2024, la tasa, que podrá pagarse por internet, concernirá un máximo de 30 días en los que el número de turistas es habitualmente más elevado, en particular en primavera o durante el período estival. El calendario de esos días en cuestión se publicará más adelante.

"Es un primer paso (...) Estamos experimentando", dijo el alcalde de esta ciudad italiana, Luigi Brugnaro, que promete que el sistema será fácil.

La Unesco, la agencia de la ONU para la educación, la ciencia y la cultura había recomendado a fines de julio colocar la Serenísima en la lista del patrimonio mundial en peligro, al considerar que Italia había tomado hasta ahora medidas "insuficientes" para luchar contra el deterioro de la ciudad.

La Unesco había argumentando que el impacto del cambio climático, en forma de elevación del nivel del mar, y el turismo masivo amenazaban con "causar cambios irreversibles en el valor universal y excepcional" del patrimonio de la ciudad.

La advertencia de la Unesco es no obstante indicativa, ya que para que Venecia entre en la lista del patrimonio en peligro es necesario el aval de los Estados miembros presentes en una reunión del comité del patrimonio mundial, que se celebra actualmente en Arabia Saudita.

Por ello, la tasa fue aprobada en un momento muy oportuno para Venecia, que ha venido postergando desde hace años la toma de medidas drásticas, como imponer una reserva previa, o limitar el número de entradas en la ciudad.

Venecia, una ciudad insular fundada en el siglo V y convertida en una gran potencia marítima en el siglo X, cuenta con 118 islotes. Forma parte del patrimonio mundial de la Unesco desde 1987.

La conocida como Serenísima es una de las ciudades más visitadas del mundo, y en los momentos de máxima frecuentación, 100.000 turistas pernoctan en ella, además de las decenas de miles de visitantes de un día. Lo que supone un desequilibrio respecto a los 50.000 habitantes de la ciudad vieja, que no para de perder población.

"Seguimos en un turismo de masas, no en un turismo sostenible, y todo ello en detrimento de la población. Venecia no debe transformarse en un museo a cielo abierto", explicó en julio a AFP un diplomático de la Unesco.

bur-glr/avl/eg