Anuncios

Prisiones de EUA censuran libros ‘por razones caprichosas’


“Las prisiones censuran un número asombroso de libros y otros materiales de lectura, no solo por su contenido, sino por una impresionante variedad de razones caprichosas, incluido el tamaño de un libro o el color del papel de regalo enviado por correo”, según un nuevo informe de PEN America.

 

Entre los libros se encuentran temas de dibujo, manuales para aprender nudos y para estudiar idiomas extranjeros, reveló el informe este miércoles 25 de octubre. Las autoridades del sistema penitenciario citan vagos temores de “seguridad” o relacionados con contenido sexual para fundamentar estas restricciones que impiden a los 1.2 millones de presos de Estados Unidos leer materiales enviados por amigos, activistas, editoriales o librerías.

 

Lectura entre las rejas: una mirada en profundidad a la censura de las prisiones presenta una visión completa de las tácticas utilizadas por las prisiones para negar los materiales de lectura a las personas encarceladas. PEN America recomienda el fin de toda la censura de los libros de prisiones e insta a los sistemas penitenciarios a ampliar el acceso a la literatura para todas las personas encarceladas.

 

LA CENSURA DE LOS LIBROS EN PRISIONES DE EIA ES “ALARMANTE”

 

“El alcance de la prohibición de los libros de la prisión es alarmante y un ataque a la palabra escrita en sí misma”, dijo Moira Marquis, gerente senior del “Proyecto Freewrite” de PEN America y autora principal del informe. “La censura no debería ser una táctica de las autoridades para abordar otras preocupaciones de la prisión, como las afirmaciones espurias de que los libros son un conducto para las drogas. Sin embargo, estamos siendo testigos de una gran cantidad de tiempo, esfuerzo y dinero invertido para evitar que la gente lea. Esta censura debe terminar”.

 

Este informe amplía el trabajo anterior de PEN America que documenta la censura en las prisiones. En “InLiterature Locked Up, publicado en 2019, PEN America definió por primera vez la “censura neutral del contenido” y documentó su uso en los Estados Unidos. Estas son restricciones basadas no en el contenido de ciertos libros, sino en todas las demás formas en que los funcionarios de la prisión censuran los materiales de lectura.

 

EL PERSONAL TIRA LOS LIBROS A LA BASURA

 

El nuevo informe se basa en las solicitudes de libertad de información (FOIA) a los sistemas penitenciarios de todos los estados de los Estados Unidos, al Distrito de Columbia y a la Oficina Federal de Prisiones, así como en entrevistas con el personal de la sala de correo de la prisión y narrativas de personas encarceladas.

 

La investigación expone la censura llevada a cabo en prisiones donde el personal literalmente tira libros a la basura. A pesar de la irregularidad del mantenimiento de registros oficiales del estado, el informe documentó una amplia censura de contenido en la prisión, incluidos libros médicos y de arte, diccionarios y otros materiales de referencia. La razón más común citada para censurar el contenido fue “sexualmente explícito”, que se utilizó para negar revistas populares, libros de dibujo, libros médicos y diccionarios.

 

Florida lidera los 28 estados que recopilan información sobre títulos censurados con 22,825 prohibidos, seguido de Texas con 10,265 títulos y Kansas con 7,699 títulos hasta 2021, los últimos datos disponibles.

 

De estos 28 estados que registran títulos prohibidos en las prisiones, un libro de cocina, “Prison Ramen”, que es una colección de recetas para fideos ramen (algunos aportados por prisioneros anónimos y otros de figuras reconocidas como Shia LaBeouf), está prohibido con mayor frecuencia (19 estados). “Prison Ramen” fue escrito por el actor Clifton Collins Jr. y Gustavo “Goose” Alvarez, un exrecluso de California. El galardonado actor Samuel L. Jackson escribió el prólogo de la edición de tapa blanda de 2015. “48 Laws of Power” de Robert Greene, el autor más vendido de libros de autoayuda del New York Times, sigue como el segundo título más prohibido (18 estados). “El Arte de la Guerra”, un texto militar del siglo V a. C., también está prohibido con frecuencia en las prisiones.

 

84 % DE LAS PRISIONES SELECCIONAN LOS LIBROS QUE SON ACEPTADOS

 

PEN America también descubrió que las prisiones están limitando cada vez más a los libreros a los que se les permite enviar libros a las prisiones a un puñado de “vendedores aprobados”. Esta práctica es una especie de restricción neutral en cuanto al contenido, y ha aumentado exponencialmente desde 2015, cuando el 30 por ciento de las prisiones no permitirían libros de organizaciones sin fines de lucro, librerías independientes, familiares y amigos.

 

En 2023, PEN America encontró que el 84 por ciento de las prisiones encuestadas ahora requieren que los libros se compren a proveedores que el estado o prisiones específicas seleccionen de forma opaca sin publicar criterios para sus elecciones o proporcionar pasos para que los libreros sean aprobados. La escala de esta censura es ampliamente desconocida debido a la falta de mantenimiento de registros. Idaho realiza un seguimiento único de la censura de proveedores aprobados y, en el primer año que se implementó la política, el estado negó un libro por cada cuatro personas encarceladas.

 

El informe presenta narrativas de personas encarceladas sobre el impacto perjudicial de la censura en sus vidas, así como hace sugerencias prácticas sobre cómo desentrañar esta red de supresión de la información y la literatura. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas: