Las primeras reacciones de la industria de FCIs tras las elecciones generales

No hay dudas de que el resultado de las elecciones generales fue un punto de inflexión para la industria de Fondos Comunes de Inversión (FCIs). Y, si bien sólo pasó una rueda, es relevante destacar cuáles fueron las primeras reacciones, y lo que podemos esperar de cara al balotaje.

Cuestión de flujos

Si lo analizamos desde la óptica de los flujos, en la previa a las elecciones, la búsqueda de los inversores hacia la cobertura DL se hizo notar. Todo en un contexto donde la incertidumbre se disparaba, y el mercado se mantenía expectante ante un posible nuevo escenario devaluatorio.

A pesar de la semana corta, entre martes y viernes, este tipo de fondos logró capturar alrededor de 362.000 millones de pesos -a un ritmo promedio diario en torno a los $90.000 millones-. A su vez, la preferencia por riesgo corporativo tomó impulso, y tanto la Renta Fija Corporativa, como los fondos de Infraestructura aportaron alrededor de $120.000 millones.  En contraposición, la liquidez inmediata perdió alrededor de $545.500 millones esa misma semana.

Ahora bien, la foto post elecciones remarcó un cambio en la tendencia, y un claro giro en las expectativas de los inversores. Con el triunfo de UxP, el posible escenario devaluatorio inminente se derrumbó, pero no así el de una inflación creciente.

Tal es así que los DL cortaron la racha positiva, y reportaron rescates por unos $34.000 millones. Por su parte, los fondos CER lograron capturar alrededor de $7.500 millones el lunes -aunque algunos parecieron haberse adelantado a la tendencia, al informar inflows por $18.800 el viernes-. Mientras que, en esta primera jornada de la semana, los fondos Money Market recuperaron unos $334.000 millones.

Pero el análisis no termina ahí, los flujos se hicieron sentir en términos de market share. De hecho, la liquidez inmediata -que había perdido peso en la Industria de Fondos- recuperó 2pp elevando su participación hasta el 53% -remarcando la preferencia por la liquidez de los inversores en estos momentos de incertidumbre política y económica-. En tanto, los DL perdieron 1pp, al igual que la Renta Fija Corporativa -hoy representando el 11% y 5% del patrimonio total-.

¿Qué pasó con los rendimientos?

En cuanto a rendimientos, la performance de los fondos se hizo eco del comportamiento del mercado local -y de las expectativas de los inversores-. A grandes rasgos, previo al fin de semana, los fondos de cobertura DL y Corporativos fueron los más beneficiados con avances 2,4% cada uno. Sin embargo, este lunes los DL fueron castigados, con bajas históricas del 6,5% diarias (en el marco de caídas en los bonos DL y duales soberanos de entre 3% y 10%; y el desplome de los futuros); y la Renta Fija Corporativa con del 1,7% en promedio.

 

En contraposición, la cobertura CER logró sostener la racha con verdes 3,6% el lunes -tras cerrar con ganancias el viernes del 1,2%-. De igual modo, los T+1 se mantuvieron en positivo con el 0,8% y los MM, al no estar lógicamente afectados por la coyuntura, devengaron un 0,8% (al sumar el fin de semana en su retorno).

Ahora bien, dentro de la renta variable, el cambio en la tendencia fue remarcable: luego de un cierre de semana positivo del 4,6% en promedio -y un acumulado de octubre de alrededor del 40%-; el arranque post elecciones fue muy negativo -con caídas de 11,2% y con un S&P Merval cerrando en rojos del 12,4%-.

No hay dudas que el cambio en las probabilidades pesa fuerte en el interés de los inversores y en el comportamiento del mercado local. Previo a las elecciones, un acelere de las chances de un salto cambiario explicaron el auge en los flujos hacia los DL (y su rendimiento).

Hoy, frente al triunfo del oficialismo, esa foto luce bastante distinta. Las expectativas de un salto de TC se desaceleraron -al menos en el corto plazo-; y la nominalidad actual mantendrá la inflación al alza.

Por Valentina Heredia, Analista de Fondos de PPI.