'Piojo' Herrera acaba con el mito de "No era penal": México sentenció su eliminación por culpa propia

México perdió ante Países Bajos en los Octavos de Final de Brasil 2014. (Laurence Griffiths/Getty Images)
México perdió ante Países Bajos en los Octavos de Final de Brasil 2014. (Laurence Griffiths/Getty Images)

Miguel Piojo Herrera estuvo a siete minutos de hacer historia para el futbol mexicano. El gol de Giovani dos Santos había puesto a soñar despierto a todo un país: México le estaba ganando a Países Bajos y, por primera vez en su historia, estaba avanzando al quinto partido fuera de suelo nacional —esa instancia se alcanzó en 1986, pero con el asterisco de que el Tri jugó como local—. Sin embargo, la tragedia acabó con todos los planes. Otra vez la historia de frustraciones de México en Mundial volvió a engrosarse.

Primero, el empate, después de un tiro de esquina, anotado por Wesley Sneijder (minuto 88). El presagio ya era fatídico en tanto Países Bajos no dejaba de acechar el arco protegido por Guillermo Ochoa. Arjen Robben se adueñó de la banda derecha, fiel a su costumbre, y desbordó cuantas veces quiso, hasta que la gota derramó el vaso: Rafael Márquez lo derribó dentro del área. Fue un trámite: penal anotado por Huntelaar (90+4). México se fue del Mundial después de haber tenido el boleto a Cuartos de Final en las manos. La afición se desahogó con tres palabras: no era penal. La proclama se extendió por todos lados y pasó a la historia.

Nadie creía que Robben haya caído de verdad: se le acusó de simular o exagerar el roce con Márquez. Pero los hechos estaban ahí. México quedó fuera —y, de hecho, en el primer tiempo, Héctor Moreno le había cometido un claro penal al susodicho Robben—. Fue un cúmulo de sensaciones: rabia, incredulidad, frustración. Al paso de los años, se siguen buscando las explicaciones de lo que pasó aquella tarde en Fortaleza.

En entrevista con Ricardo La Volpe, para su canal de YouTube Lavolpismo, Miguel Herrera habló de lo que pasó en aquella justa. En su valoración, el penal marcado realmente no fue tan decisivo como se piensa. "Si lo marcaba, bien, y si no lo marcaba, bien. Nos hubiéramos ido al alargue, no sé qué hubiera pasado. Tampoco es que sin el penal pasábamos. Veía al equipo mejor que a ellos, pero fue parte de lo que dejamos de hacer nosotros", recordó Herrera.

Destacó que Javier Aquino, a quien metió de cambio por dos Santos, no resolvió adecuadamente jugadas de peligro que tuvo. "Tuvimos tres oportunidades muy claras... si le tira el centro, estaba Chícharo para hacer el 2-0 y se acababa el partido. Si las pelotas de Aquino son buenos centros, ese partido lo ganamos". Igualmente, señaló que faltó atención en el rebote del tiro de esquina, pues les había señalado que debían concentrarse en atender los rebotes y no perder enfoque volteando a ver al área.

El cambio de Giovani, que le fue tan criticado, tuvo que ver con motivos físicos: lo veía muy cansado y consideró que Javier Hernández podía mantener ese peligro, junto a la velocidad de Aquino. El análisis de Herrera también contempla la ausencia del Gallito Vázquez, que se perdió ese juego por acumulación de tarjetas, y que había sido fundamental por su capacidad para presionar y robar balones. "En lugar de apretar, nos tiramos para atrás... por el cansancio, el agobio".

Realmente, Herrera puede acertar al diagnosticar lo que falló en el equipo mexicano: un Aquino impreciso, desatenciones en el primer gol y la tendencia defensiva de los minutos finales. Pero tampoco hay explicaciones de qué fue lo propuso para evitar ese embate neerlandés. Ni tampoco se hace cargo de que el equipo se tirara atrás y simplemente lo adjudica al cansancio, aunque las condiciones del partido eran las mismas para ambos equipos. Tampoco se puede hablar de que el rival estuviera más adaptado, y que eso jugara contra México, porque en la siguiente ronda Costa Rica, también de Concacaf, sí consiguió la prórroga y hasta los penales. Al menos, Herrera resta importancia a histórica al penal y eso pone un punto final más que necesario.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

31 Minutos: el furor en México con su exposición en el Museo Franz Mayer