Anuncios

Negociaciones por techo de deuda en EEUU continúan; quedan "cuestiones importantes"

Por Jarrett Renshaw, Richard Cowan y Trevor Hunnicutt

WASHINGTON (Reuters) - Los negociadores demócratas y republicanos se esforzaban el viernes por llegar a un acuerdo para elevar el techo de deuda del Gobierno de Estados Unidos, de 31,4 billones de dólares, mientras que un republicano clave citaba desacuerdos sobre los requisitos para algunos programas de beneficios.

El tiempo se agota para que el presidente demócrata, Joe Biden, y el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, alcancen un acuerdo para elevar el límite de endeudamiento autoimpuesto por el Gobierno federal y evitar un impago potencialmente desastroso.

Los negociadores parecían estar cerca de un acuerdo para elevar el límite durante dos años y limitar el gasto, con un acuerdo sobre la financiación del Servicio de Impuestos Internos y las fuerzas armadas, al tiempo que se limitaba el gasto en muchos programas gubernamentales, según un funcionario.

Sin embargo, una fuente gubernamental conocedora de las conversaciones dijo que podrían prolongarse fácilmente hasta el fin de semana.

Las dos partes seguían enfrentadas por la presión republicana en favor de nuevos requisitos laborales para algunos programas de lucha contra la pobreza.

"Hemos hecho progresos", dijo a la prensa el principal negociador republicano, Garret Graves. "Dije hace dos días que habíamos hecho progresos en algunas cuestiones clave, pero quiero ser claro, sigue habiendo cuestiones importantes en las que no hemos salvado las distancias, la principal de ellas los requisitos de trabajo".

Si el Congreso no consigue elevar el techo de deuda la semana que viene, podría desencadenarse un impago que sacudiría los mercados financieros y sumiría a Estados Unidos en una profunda recesión.

"Sabemos que es la hora de la verdad", dijo McCarthy a la prensa en el Capitolio el viernes. "No sólo estamos tratando de conseguir un acuerdo, estamos tratando de conseguir algo que sea digno del pueblo estadounidense, que cambie la trayectoria".

Los principales índices de Wall Street subían, mientras los inversores esperaban avances en las negociaciones. El Promedio Industrial Dow Jones estaba a punto de romper una racha de cinco días de pérdidas, mientras que el Nasdaq tocó máximos desde mediados de agosto más temprano en la sesión.

Incluso si consiguen llegar a un acuerdo, los líderes de ambos partidos tendrán que esforzarse mucho para reunir los votos suficientes para su aprobación en el Congreso. El ala derecha republicana ha insistido en que cualquier acuerdo debe incluir fuertes recortes del gasto, mientras que los demócratas se resisten a los nuevos requisitos de trabajo para los programas de prestaciones.

El acuerdo que se está estudiando aumentaría la financiación de la asistencia militar y a los veteranos, al tiempo que mantendría el gasto discrecional no relacionado con la defensa en los niveles del año en curso, dijo el funcionario, que pidió permanecer en el anonimato porque no está autorizado a hablar sobre discusiones internas.

Una prórroga de dos años significaría que el Congreso no tendría que volver a abordar el límite hasta después de las elecciones presidenciales de 2024.

ACUERDO BIPARTIDISTA

Cada parte tendrá que persuadir a suficientes miembros de su partido en el Congreso, estrechamente dividido, para que voten a favor de un posible acuerdo.

"La única forma de avanzar es con un acuerdo bipartidista. Y creo que llegaremos a un acuerdo que nos permita avanzar y que proteja a los estadounidenses trabajadores de este país", dijo Biden el jueves.

El Departamento del Tesoro ha advertido que podría ser incapaz de cubrir todas sus obligaciones tan pronto como el 1 de junio, pero también ha hecho planes para vender deuda por valor de 119.000 millones de dólares que vencerá en esa fecha, lo que sugiere a algunos observadores del mercado que no se trata de un plazo inamovible.

La situación ha inquietado a los inversores y ha provocado un aumento de 80 millones de dólares en los costos de endeudamiento del gobierno, según el subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo.

Varias agencias de calificación crediticia informaron que la nota de Estados Unidos fue puesta en revisión para una posible rebaja, lo que aumentaría los costos de endeudamiento y socavaría la posición del país como columna vertebral del sistema financiero mundial.

La mayoría de los legisladores se han marchado de Washington por la festividad del Día de los Caídos, pero sus líderes les han advertido que estén preparados para volver a votar cuando se alcance un acuerdo.

Los líderes de la Cámara de Representantes han dicho que los legisladores dispondrán de tres días para reflexionar sobre el acuerdo antes de una votación, y cualquier miembro del Senado tiene el poder de paralizar la acción durante días. Al menos uno de ellos, el republicano Mike Lee, ha amenazado con hacerlo.

(Reporte adicional de Gram Slattery, David Lawder y Nandita Bose; escrito por Andy Sullivan; editado en español por Carlos Serrano)