Anuncios

NBA: Miami Heat impidió la hazaña de Boston Celtics, ganó la conferencia del Este y avanzó a la gran final

Jimmy Butler, figura de Miami Heat, peneta ante la marca de Jaylen Brown; el equipo de Florida consiguió el triunfo decisivo en Massachusetts
Jimmy Butler, figura de Miami Heat, peneta ante la marca de Jaylen Brown; el equipo de Florida consiguió el triunfo decisivo en Massachusetts - Créditos: @MADDIE MEYER

Lo intentó Boston Celtics, que estuvo cerca de dar el golpe histórico, de lograr esa hazaña aún pendiente en series de la NBA: revertir un play-off después de quedar 0-3. Consiguió igualar 3-3, pero en el séptimo partido, a todo o nada, el festejo quedó en las manos de Miami Heat, que se adueñó de la Conferencia Este al imponerse por 103-84. Así, con la serie en el bolsillo por un 4-3 que marcó lo ajustado que fue todo en la definición, la franquicia de Florida buscará el título frente a Denver Nuggets, el ganador del Oeste.

Miami se recuperó tras dejar escapar la ventaja de 3-0 en la serie y avanzó a las Finales por segunda ocasión en las últimas cuatro temporadas. No le quedará mucho descanso por delante a los Heat: este jueves empieza la serie final, en Colorado, con segundo partido el domingo en el mismo escenario. La final se mudará a Miami, donde se disputarán el tercer y cuarto encuentro, el 7 y 9 del mes próximo.

Jayson Tatum lanza al aro mientras Gabe Vincent cae y Jimmy Butler observa
Jayson Tatum lanza al aro mientras Gabe Vincent cae y Jimmy Butler observa - Créditos: @Charles Krupa

Ninguno de los 150 equipos que han llegado a estar arriba 3-0 en la postemporada ha perdido la serie. Salvándose de una humillación histórica, los Heat vencieron el lunes por un rotundo 103-84 a Boston. Jimmy Butler anotó 28 puntos, y Caleb Martin sumó 26 unidades y 10 rebotes en el séptimo juego de las finales de la Conferencia Este; ambos fueron fundamentales para ayudar a Miami a detener una remontada histórica.

Bam Adebayo firmó 12 tantos y 10 rebotes por Miami, que se convirtió en el primer octavo que disputará la serie por el campeonato desde que los New York Knicks lo hicieron en 1999. Denver, que fue el primer clasificado del Oeste, espera a su rival desde que barrió a Los Angeles Lakers el 22 de mayo pasado, con un 4-0 opuesto a la paridad que reinó en el Este.

Miami dio toda una demostración de carácter en el TD Garden de Boston para resolver la final del Este por un global de 4-3. De la mano de Butler y el escolta Caleb Martin (26 puntos), la gran revelación de esta serie, Miami superó la presión de los 20.000 aficionados en Boston y se rehízo a lo grande de la derrota del jueves en su cancha, con un acierto de Derrick White en el último segundo.

“Nos mantuvimos unidos como grupo y equipo”, dijo Butler sobre cómo vivió su equipo las últimas 48 horas. “Estamos emocionados, pero aún nos faltan cuatro victorias más” para el anillo, advirtió el veterano escolta al recibir el trofeo como MVP de esta eliminatoria.

Jimmy Butler, la figura de Miami, pasa el balón ante la marca de Al Horford
Jimmy Butler, la figura de Miami, pasa el balón ante la marca de Al Horford - Créditos: @Charles Krupa

Los Heat controlaron el partido de principio a fin y evitaron ser el primer equipo eliminado de los 150 que han tenido una ventaja de 3-0 en playoffs. Boston se vio lastrado por la torcedura de tobillo que sufrió apenas empezó el partido su estrella, Jayson Tatum, que siguió jugando con limitaciones físicas y terminó con 14 puntos y 11 rebotes.

Su escudero, Jaylen Brown, anotó 19 puntos, pero con una estadística de 8/23 en tiros de campo y 8 pérdidas de balón y fue un reflejo del naufragio de los Celtics desde la línea externa, con solo 9 triples convertidos de 42 intentos (apenas 21,4 por ciento). Miami no se dejó intimidar por el empuje de Boston ni por la olla a presión del TD Garden y se tomó la revancha después de la derrota del año pasado, también en el séptimo partido de esta ronda.

A partir del jueves, los Heat lucharán en sus séptimas Finales ante los Nuggets, los grandes favoritos del Oeste, en busca de su cuarto campeonato tras los alcanzados en 2006, 2012 y 2013.

Jayson Tatum lanza el pase mientras Haywood Highsmith busca el choque
Jayson Tatum lanza el pase mientras Haywood Highsmith busca el choque - Créditos: @Michael Dwyer

Tatum se torció el tobillo izquierdo al lanzar bajo el aro. El alero, héroe del triunfo en el séptimo partido de la pasada ronda ante los Sixers con 51 puntos, se mantuvo en la cancha hasta recibir tratamiento en el primer tiempo muerto. Los nervios se abalanzaron de los Celtics en un primer cuarto en el que apenas anotaron 15 puntos, contra los 22 de Miami, y fallaron sus 10 intentos de triple.

Los Heat explotaron el momento y aceleraron hasta tomar una ventaja de 17 puntos (38-21), con acciones desmoralizadoras como un robo del suplente Haywood Highsmith a Tatum. La estrella de los Celtics, que solo había hecho un tiro en los primeros 17 minutos, mostraba gestos de dolor cuando anotó en un contraataque, pero comenzó a tomar más responsabilidad ofensiva en una carga de Boston que Butler frenó con sangre fría, anotando un triple y robando la siguiente pelota.

Bam Adebayo intenta defender el tiro de Brogdon
Bam Adebayo intenta defender el tiro de Brogdon - Créditos: @Charles Krupa

Miami se fue al descanso en control (52-41) gracias a su 50 por ciento de acierto en triples (8/16) comparado con el escaso 19% (4/21) de los locales. A la vuelta del vestuario, Derrick White volvió a ponerse el traje de héroe para los Celtics con 11 puntos casi consecutivos que reducían la distancia a siete puntos (66-59). Pero Caleb Martin, uno de los jugadores de Miami que nunca fue drafteado, volvió a tomar la responsabilidad.

El escolta comenzó esta serie como suplente y la termina como pieza clave de los Heat, con un promedio de 19 puntos por noche. Con el apoyo de Butler, Martin acribilló el aro de unos Celtics que ya no encontraron cómo responder a la ofensiva y permitieron que su rival se escapara hasta tomar una ventaja ya definitiva de 23 puntos (96-73), a menos de seis minutos del final, ante la frustración de los aficionados de Boston.