Anuncios

Llamadas secretas y nombres en código: el peligroso negocio de enviar dinero a Corea del Norte

Hwang Ji-sung
El intermediario Hwang Ji-sung desertó al Sur en 2009.

"Es como una película de espías y la gente está arriesgando sus vidas", dice Hwang Ji-sung, un intermediario surcoreano que durante más de una década ha estado ayudando a los desertores de Corea del Norte a enviar a su país el dinero que tanto necesitan.

Hace años, los norcoreanos acuñaron el término "de origen Hallasan" para referirse a las personas que reciben ayuda de desertores en el Sur, dice Hwang.

Hallasan se refiere al Monte Halla, un famoso volcán en la pintoresca isla de Jeju en Corea del Sur.

"Una persona de una familia Hallasan es considerada el cónyuge más deseable, incluso mejor que los miembros del Partido Comunista", dice.

Una encuesta de 2023 realizada por el Centro de Base de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte, que entrevistó a unos 400 desertores norcoreanos, encontró que alrededor del 63% había transferido dinero a sus familias en el Norte.

Pero ahora, con las crecientes medidas represivas en ambos países, las remesas de dinero del Sur al Norte están cada vez más amenazadas.

Ya es una tarea compleja y difícil, que requiere una red encubierta de intermediarios y mensajeros repartidos por Corea del Sur, China y Corea del Norte.

Se realizan llamadas secretas desde teléfonos chinos de contrabando desde lugares remotos. Se utilizan nombres en clave.

Hay mucho en juego, ya que estas remesas están prohibidas tanto en Corea del Sur como en Corea del Norte.

Desde 2020, el líder norcoreano, Kim Jong Un, ha intensificado la represión contra los intermediarios para detener el flujo de dinero y la "ideología y cultura reaccionarias" de Corea del Sur.

Corren el riesgo de ser enviados a los temidos campos de prisioneros políticos del país, conocidos como kwan-li-so, donde se cree que han muerto cientos de miles.

Hwang Ji-sung y su esposa Joo Soo-yeon
La pareja lleva más de una década en el negocio de las transferencias de dinero.

"El número de intermediarios en Corea del Norte ha disminuido más de un 70% en comparación con hace unos años", afirma Joo Soo-yeon, la esposa de Hwang. Ella también es intermediaria.

Corea del Sur también prohíbe este tipo de transferencias, pero en el pasado las autoridades han mirado para otro lado. Ahora eso está cambiando.

En abril pasado, la casa de Hwang y Joo en la provincia de Gyeonggi, cercana a Seúl, fue allanada por cuatro agentes de policía, que la acusaron de violar la ley sobre transacciones de divisas.

Al menos otros siete intermediarios también están bajo investigación.

La policía no respondió a las preguntas de la BBC sobre el caso de Joo.

Las autoridades surcoreanas le dijeron a Hwang que cualquier transferencia de dinero a Corea del Norte debería realizarse a través de un "banco legítimo".

"¡Si hay alguno, házmelo saber!" señala, y agrega que no existe ninguna institución que pueda recibir dinero legalmente en Corea del Norte ya que las dos Coreas técnicamente todavía están en guerra.

Las relaciones intercoreanas han empeorado desde que el Norte hizo estallar una oficina de enlace con el Sur en 2020.

A principios de este mes, el líder norcoreano Kim Jong-un incluso dijo que ya no era posible lograr la reunificación con el Sur, un objetivo consagrado en la constitución.

Llamadas secretas

Todo comienza con una llamada telefónica entre desertores en el Sur y sus familias en el Norte, que es posible gracias a una afluencia de teléfonos chinos de contrabando en las provincias fronterizas donde se puede acceder a las redes de telecomunicaciones chinas.

Las llamadas son facilitadas por intermediarios en Corea del Norte que tienen que viajar largas distancias y, a veces, incluso escalar montañas para concertar dichas comunicaciones.

Después de horas de espera, se conecta la llamada y el desertor acordará una suma con las familias.

Pero la conversación tiene que ser rápida para evitar la vigilancia del Ministerio de Seguridad del Estado.

Luego, el desertor realiza un depósito en una cuenta china a través de intermediarios en Corea del Sur. Esto también está plagado de riesgos, ya que China también vigila de cerca el flujo de divisas.

Los intermediarios chinos son los encargados de llevar el dinero a Corea del Norte.

Las fronteras son relativamente porosas, China es el aliado más importante de Corea del Norte. Las remesas de los desertores a veces se disfrazan de transacciones entre empresas comerciales chinas y norcoreanas.

En Corea del Norte se emplea a varios mensajeros para entregar el dinero a las familias.

Kim Jin-seok
Kim Jin-seok era mensajero en Corea del Norte antes de huir del país en 2013.

"Las personas que entregan el dinero no se conocen entre sí, y no deben conocerse porque sus vidas están en juego", dice Kim Jin-seok, que trabajaba como mensajero en Corea del Norte antes de huir del país en 2013.

Los intermediarios tienen que utilizar alias y desarrollar códigos para indicar cuándo será seguro para las familias recibir los fondos.

Hwang, que tiene alrededor de 800 clientes, dice que incluso se ha encontrado con familias que rechazaron el dinero.

"Tenían miedo de que pudiera ser una trampa tendida por la policía de seguridad y decían cosas como: 'No aceptaremos dinero de traidores'".

Una vez que se entrega el dinero, los intermediarios se llevarán una parte de alrededor del 50%.

"Los intermediarios norcoreanos arriesgan sus vidas para ganar entre 500.000 y 600.000 wones (US$370 y US$440) por transferencia", dice Hwang.

"Hoy en día, si un agente de seguridad te arresta y te declara culpable, te enfrentarías a 15 años de cárcel. Si te declaran culpable de espionaje, te enviarían a un kwan-li-so".

Hwang nos muestra testimonios de norcoreanos que han recibido dinero a través de sus intermediarios.

Un norcoreano cuenta el dinero
Un norcoreano cuenta el dinero tras recibir el envío de los intermediarios.

"Me moría de hambre todos los días y comía hierba", llora una anciana en uno de esos testimonios, con las manos hinchadas de tanto buscar comida en el bosque.

En el mismo video, otra mujer dice: "Es tan difícil aquí que quiero agradecerte 100 veces".

Joo dice que se le rompe el corazón cada vez que ve estos videos.

"Algunos desertores han dejado atrás a sus padres e hijos. Simplemente quieren asegurarse de que sus familias en Corea del Norte sobrevivan para que puedan reunirse algún día".

Afirma que un millón de wones (US$750) es suficiente para alimentar a una familia de tres personas durante un año en el Norte.

'Salvavidas cortado'

No está claro por qué Corea del Sur ha comenzado a tomar medidas enérgicas contra los intermediarios.

El abogado Park Won-yeon, que ha estado brindando apoyo legal a los desertores, cree que el "exceso de fervor" entre las fuerzas de seguridad podría ser un factor. El poder para investigar casos de seguridad nacional, como el espionaje, fue transferido a la policía desde el Servicio Nacional de Inteligencia este año.

"Si la policía no demuestra las acusaciones de espionaje, los procesará conforme a la ley sobre transacciones de divisas", afirma.

Bajo la creciente presión de ambos gobiernos, este salvavidas para las familias de los desertores norcoreanos podría verse amenazado.

Hwang está dispuesto a llevar el caso de su esposa hasta el Tribunal Supremo si es declarada culpable. Él cree que las remesas no son solo un asunto de dinero.

"Es la única manera de derrocar a Corea del Norte sin luchar", afirma. "Junto con el dinero, también viene la noticia de que el Sur es próspero y rico... Eso es lo que teme Kim Jong-un".

Kim cree que los desertores como él no dejarán de enviar dinero a sus seres queridos, aunque las autoridades de ambos lados quieran impedirlo. Afirma que él mismo viajará a China para entregar el dinero si es necesario.

"Corrí el riesgo de no volver a ver a mis hijos, pero al menos mis hijos tendrán una buena vida", señala.

"Enviaremos el dinero de cualquier manera que podamos y pase lo que pase".

Ahora trabaja como camionero en Corea del Sur y duerme en su vehículo cinco días a la semana.

Está ahorrando todo lo posible para poder enviar cuatro millones de wones (US$3.000) cada año a su esposa y sus dos hijos en el Norte.

Ha estado reproduciendo un mensaje de audio de su familia una y otra vez.

Uno de sus hijos dice: "¿Cómo estás, papá? ¿Cuánto has sufrido? Nuestras dificultades no son nada comparadas con las tuyas".

A Kim Jin-seok se le asignó un seudónimo para proteger su seguridad.

line
line

Haz clic para leer más historias de BBC News Mundo.

Recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.