Anuncios

Juanes, sin ser un "virtuoso", hace música libre que sale del alma en su "Vida Cotidiana"

Medellín (Colombia), 19 may (EFE).- Un álbum que transita por varios colores presenta a un Juanes pleno, tranquilo y honesto que encaró libre de miedos la creación de "Vida Cotidiana" para así parir con el alma cada canción en un momento liberador de su carrera y sin reconocerse como un "virtuoso" de la música.

"Yo nunca he sido un virtuoso de nada, ni de la guitarra ni del canto, pero todo lo que trato de hacer lo hago con muchas ganas, y sigo estudiando todos los días para mejorar", dice el artista colombiano en una entrevista con EFE en su casa a las afueras de Medellín.

Con "Origen" como la antesala de este disco que acaba de ver la luz, el intérprete de éxitos como "A Dios le pido" reconectó en tiempos de pandemia con su esencia para regresar a la guitarra, al rock, a la música popular, "a lo que soy" para vivir un viaje con estaciones en el dolor, la tristeza, el amor y la esperanza.

Escribió las canciones sin pensar en el oyente, algo "demasiado liberador" porque por años "la presión" que se ponía lo "atormentaba hasta el punto" de que se sentaba a componer y no se le "ocurría nada", dice en alusión a una "época muy oscura".

Hoy, que se desprendió de todo, tiene una especie de licencia para decir: "Quiero hacer la música que me sale del alma, quiero componer y escribir sobre lo que yo realmente siento y soy".

MADURAR HACIA LA INFANCIA

Miró atrás, a sus inicio en Medellín, y se alimentó de una época en la que hacía música "sin presión de nada", un proceso que ha sido para él "madurar hacia la infancia", recordar qué lo movió a tomar la guitarra y a componer cuando no era una superestrella.

"Agradezco muchísimo ese paso por esa oscuridad que me tiene en este lugar, donde me siento pleno y tranquilo, honesto", confiesa.

Aunque ya dio pequeñas probadas con los sencillos "Amores Prohibidos", "Gris" y "Veneno", Juanes (Medellín, 1972) no alcanza a percibir qué sucederá con un álbum en el que expresa sus sentimientos más íntimos usando el arte para "canalizar" emociones.

"No sé qué pueda pasar. Lo único que yo sé es que puse todo en este disco, mi alma. No es un disco que está pretendiendo seguir alguna tendencia de moda ni nada porque son canciones de mi estilo y muy personales", expresa el cantautor de 51 años.

Explica que "Vida Cotidiana" habla de las relaciones humanas, "al final es lo más vulnerable y a veces es lo más extraño porque sentirte desnudo frente a la gente contando cosas tan íntimas es extraño".

En este álbum de once canciones originales, el artista se atrevió a hablar de una "crisis profunda" con su esposa, a la que también le escribió "Cecilia", una declaración de amor a la que le dio brillo el dominicano Juan Luis Guerra con ritmos caribeños.

Abordó en "Vida Cotidiana", la balada que le da nombre al nuevo disco, un desencuentro con su hija mayor cuando reclamó en su adolescencia independencia, un momento en el que estaba "totalmente perdido" por sentirse "invisible" frente a ella, pero que le hizo evocar su juventud.

"Antes de que mi papá falleciera, me dijo que me cortara el pelo, y yo le respondí feo. Yo no sabía que él se iba a morir", cuenta.

CANTARLE A LOS DESAPARECIDOS

Con el puertorriqueño Tommy Torres se juntó para refrescar el disco con "Más" y "El abrazo", canciones "más light, más para bailar", muy distintas a los mensajes sociales de "Mayo" y de "Canción Desaparecida", un tema sobre la desaparición forzada en Colombia, en el que participa Mabiland, una poderosa voz del Pacífico.

"No es una canción política ni mucho menos. Para mí esto es algo que marca una fotografía de un momento de la realidad de Colombia simplemente", argumenta sobre el sencillo que hace alusión a los "falsos positivos", como se conocen en el país las ejecuciones de civiles perpetradas por el Ejército.

Juanes intuye que mucha gente se va a "conectar" con el mensaje, pero otros lo van a "criticar" y a querer "borrar del panorama".

Sin embargo sintió que era oportuno hacer "memoria" porque "es la verdad y no se puede ocultar".

"Lo pensé mucho antes de hacer la canción y el video. Dije 'no me importa'. No puedo tener miedo de hacer una canción. Eso sería el colmo. Absurdo. Creo que la gente se va a conectar, va a entender el mensaje, lo que dice 'Mabi' es demasiado poderoso", concluye el cantautor.

Jeimmy Paola Sierra

(c) Agencia EFE