Anuncios

La inusual “broma” de una participante de Los 8 escalones del millón que preocupó a Guido Kaczka: “¿Llamo al médico?”

La inusual “broma” de una participante de Los 8 escalones del millón que preocupó a Guido Kaczka: “¿Llamo al médico?”
La inusual “broma” de una participante de Los 8 escalones del millón que preocupó a Guido Kaczka: “¿Llamo al médico?”

Los 8 escalones del millón (eltrece) -rebautizado a Los 8 escalones de los tres millones debido al aumento del premio final- es la oportunidad perfecta para aquellos que, además de querer llevarse el gran cheque, buscan poner a prueba sus conocimientos y pasar un buen rato al ser parte de un desafiante juego.

Sin embargo, ya sea que van solo por la plata o por el aspecto lúdico, los nervios son una parte casi inevitable de la experiencia que, a veces, pueden resultar en una descompostura. Es por eso que, ante el comentario de una participante, Guido Kaczka temió que se tratara de uno de esos casos y se apresuró a ofrecer ayuda médica. Grande fue su sorpresa cuando descubrió que se trataba de una simple broma.

Los hijos de los famosos que lucen exactamente igual a sus padres

Vestida con un traje estilo marinera color azul oscuro decorado con un lazo de satén rojo, medias negras y grandes plataformas celestes y llevando una inusual muñeca cargada en el brazo, Estefanía logró destacarse del resto de los concursantes desde el principio del juego. A medida que avanzó la velada, su atuendo pasó a segundo plano, ya que su tan particular como activo sentido del humor se robó toda la atención.

La participante de Los 8 escalones del millón llevó una particular muñeca como amuleto
La participante de Los 8 escalones del millón llevó una particular muñeca como amuleto

Y a pesar de que sus chistes y comentarios lograron arrancar una serie de sonrisas y carcajadas tanto entre sus compañeros como de parte de los integrantes del jurado -conformado por Carolina “Pampita” Ardohaín, Marcelo Polino, Mica Riera, Mariana Calabró y Gastón Edul-, en una oportunidad resultaron en una inesperada confusión.

Llegó a la final de Los 8 escalones y su inesperada reacción preocupó a Guido Kaczka: “¿Estás bien, Susana?”

Ubicada en el séptimo escalón, la estudiante de Diseño UX debió enfrentarse a una pregunta sobre química. La misma leía: “¿Qué nombre se le da al proceso por el cual se agrega hidrógeno al aceite vegetal para convertirlo en una sustancia más sólida y estable a temperatura ambiente?”.

"Me siento un chacinado", expresó la participante de Los 8 escalones del millón
"Me siento un chacinado", expresó la participante de Los 8 escalones del millón

Casi sin tomarse tiempo para pensar, dijo: “Hidrogenación” y, mientras el conductor la felicitaba, agregó con una sonrisa: “Perdón Guido, pero estoy hecha un chacinado. Con los nervios tengo un revuelto de vísceras y sangre”. Al mismo tiempo que un murmullo de risas invadía el estudio, con algo de preocupación Kaczka preguntó: “¿Necesitás que el médico se acerque? ¿Una silla, agua o algo?”.

Al darse cuenta de la confusión, la joven agradeció la atención, pero remarcó que no necesitaba nada y que estaba bien. Dicho eso, el juego continuó sin más problemas.

La sorpresiva “acompañante” de Estefanía durante Los 8 escalones del millón

Apenas iniciado Los 8 escalones del millón, Estefanía captó la atención de todos ya que sostenía una particular muñeca completamente blanca, de pelo largo y que contaba con una elaborada cola y un par de cuernos similares a los de un ciervo macho.

Cuestionada al respecto, explicó: “Es una de mis muñecas, la colecciono. La traje para que me dé suerte. Este se llama Orión”. Asimismo, destacó que se trataba de una especie de dragón, contrario a la suposición de Guido Kaczka, quien consideró que se trataba de una sirena. Sobre la misma línea, la jugadora aclaró: “Colecciono todo tipo de muñecas, pero estas son mis favoritas. No hice conteo la última vez, pero debo tener más de sesenta”.

Nicole Neumann dejó a todos sin palabras en Los 8 escalones al mostrar una difícil posición de yoga

Esta no es la primera vez que un participante va a la competencia con un amuleto en mano ya que, desde el inicio del programa, ha habido todo tipo de objetos “de la suerte”: desde pulseras hasta una sortija de calesita.