Anuncios

Hipocondría digital: ¿tú también consultas en Internet buscando un diagnóstico?

Estamos (casi) seguros de que lo has hecho: tienes un problema de salud y, de forma casi inmediata, consultas en Internet de qué se puede tratar, si tus síntomas coinciden con los que aparecen en alguna patología… Y puedes llegar a sugestionarte en exceso. Es lo que los expertos han dado en llamar incluso hipocondría digital. Sobre ella hemos hablado con el doctor Alvar Ocano, gerente médico de Aegon y médico de familia.

Leer también: ¿Convives con un hipocondriaco? Apunta estos consejos, te serán de gran utilidad

Consultar al 'Doctor Google', ¿a favor o en contra?

Claramente en contra. La red tiene grandes beneficios y es una valiosa fuente de información, pero si analizamos su uso para consultar distintos temas relacionados con la salud y autodiagnosticarnos, estaremos cometiendo un error. Internet es una herramienta muy poderosa pero no es la mejor forma de ayudarnos a la hora de intentar identificar un problema de salud o para encontrar respuestas a posibles enfermedades.

Lo cierto es que hay personas que tienden a consultar de forma casi inmediata cualquier síntoma relacionado con su salud, ¿cuál es su opinión al respecto?

Vivimos en la era de la inmediatez. Lo queremos todo y lo queremos ya. Es tranquilizante pensar que existe la opción de obtener información que pueda aclarar qué nos pasa en el mismo momento en el que aparecen síntomas, pero es importante ser conscientes de que no es el mejor sitio para encontrar datos que nos ayuden a obtener respuestas fiables. El miedo que sienten algunas personas a enfermar y a conocer a qué supuesto problema se enfrentan, derivan en una búsqueda masiva de información que lo único que hace es empeorar la situación e incluso encontrar diagnósticos que después no tendrán relación alguna con el que el médico especialista dará.

Lee también: Hipocondría: cuando la salud se convierte en una obsesión

¿Se puede hablar incluso de hipocondría digital? ¿Qué implica?

Se puede. Según el V Estudio de salud y vida de Aegon más del 40% de los españoles realizan búsquedas de información sobre su estado de salud en Internet y 4 de cada 10 de los encuestados que realizan esta práctica dan credibilidad a los resultados encontrados en los buscadores. Esto nos posiciona en una situación de peligro si la información no proviene de una fuente fiable y de profesionales médicos cualificados.

¿Piensa que podemos llegar a estar sobreinformados en relación a temas de salud y no siempre de fuentes fiables?

Sin ninguna duda. El acceso a distintas herramientas tecnológicas y el uso de internet por un porcentaje muy alto de la población ha derivado en un uso masivo de estas y ha dado lugar a un exceso de información a todos los niveles. En el caso de la salud ha ido en aumento como resultado en gran parte, de la situación vivida en los últimos meses. De la misma manera, han ido en aumento también las páginas y portales que recogen información no fiable y en muchos casos, peligrosa.

¿Qué señales nos pueden llegar a indicar que tenemos este problema de hipocondría digital?

Normalmente son perfiles que creen que tienen una o varias dolencias en la mayoría de los casos sin fundamento alguno y que se basan en pequeños síntomas que ha consultado previamente en internet. Por norma general, son personas con tendencia a imaginarse patologías y con una gran preocupación a perder la salud, lo que provoca que estén todo el día monitorizando distintas sensaciones que tienen a lo largo del día y dando lugar a unos repetidos momentos de ansiedad.

También ocurre que estas personas llegan a pensar que el facultativo se equivoca y empieza un peregrinaje de médicos y pruebas complementarias que, en muchos casos, provoca que algunas personas lleguen a automedicarse con los riesgos que eso conlleva.

Lee también: ¿Sabías que un chequeo médico te puede salvar la vida?

mujer mirando el móvil
mujer mirando el móvil

¿Qué recomendaría para gestionar esta situación que puede llegar a crearnos problemas?

Es importante hacer un buen trabajo por parte de todos los profesionales de la salud en materia de concienciación a toda la población sobre la importancia que tiene consultar con un profesional médico si se quiere conseguir un diagnóstico fiable y adaptado a cada persona. Solo así podrá ser tratado con el rigor y la profesionalidad que se merece.

¿Qué es lo que más buscamos, tienen datos?

Los datos recogidos en el estudio nos demuestran que las mujeres tienden a informarse más por Internet de enfermedades leves o puntuales, registrando casi diez puntos más que los hombres (49,2% vs 40, 4%) que se centrarían más en síntomas y/o dolores ocasionales. En este sentido, un dato llamativo es que las personas sin hijos (53,6%) buscan más en Internet sobre enfermedades leves o puntuales que las que tienen hijos (37,4%), teniendo en cuenta que estas primeras también son las que más usan Internet para el autodiagnóstico.

Finalmente, en 2022 se produjo un incremento en la búsqueda de síntomas psicológicos del 29,7% frente a 23,3% observado en 2021.

Lee también: 8 pequeños cambios que podemos hacer en nuestro día a día para mejorar nuestra salud mental

¿Cuáles piensa que son los riesgos del autodiagnóstico, basado en consultar los síntomas que tenemos en internet?

Son muchos y en general bastante graves. En el ecosistema digital hay mucho intrusismo e infinidad de opiniones que surgen de perfiles sin los conocimientos necesarios en materia de salud. Muchos pacientes, tras hacer búsquedas masivas en la red, terminan cuestionando el diagnóstico que le ha dado su profesional médico con el suyo propio debido a la información que han consumido previamente en internet.

¿Cómo identificar fuentes médicas fiables en Internet?

Asociaciones médicas, hospitales, centros de especialistas médicos o facultades de medicina son grandes ejemplos de fuentes fiables. También blogs o páginas dirigidas por profesionales del sector cuya información es rigurosa y está contrastada.

Lee también: Las razones por las que deberíamos prestar más atención a nuestro autocuidado

¿Solemos creernos lo que nos encontramos en internet en relación a nuestra salud?

Tras analizar los datos del estudio, hemos detectado que en torno al 40% de los encuestados que buscan información por internet, da credibilidad a la información que encuentra. Estos datos ponen de manifiesto que, estas búsquedas relacionadas con la salud se están convirtiendo en recurrentes para muchas personas unidas a otras como puede ser realizar operaciones bancarias o la compra de alimentos.

Lo más recomendable es consultar con un experto, ¿no es así?

Para los profesionales de la salud, esta es la única opción viable para tener un diagnóstico real y poder llevar a cabo un tratamiento que cubra las necesidades del paciente en cuestión. En el caso de querer buscar o completar información sobre algo en concreto, es importante aprender a buscar en sitios que nos den información fidedigna y acreditada que incluyan fuentes.