Fitch pone la calificación de EEUU en vigilancia crediticia negativa

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, en Washington

(Reuters) -La agencia de calificación crediticia Fitch anunció el miércoles una posible rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos, lo que aumenta la tensión en las negociaciones sobre el techo de la deuda del país y agrava el nerviosismo en los mercados mundiales.

Fitch puso la calificación "AAA" del país, su rango más alto, en vigilancia negativa como primer paso hacia una posible rebaja si los congresistas no logran aumentar la cantidad que el Tesoro puede pedir prestado antes de que se quede sin dinero, lo que podría ocurrir tan pronto como la próxima semana.

Una rebaja podría afectar al precio de billones de dólares en títulos de deuda del Tesoro. La decisión de Fitch trajo a la memoria lo sucedido en 2011, cuando S&P rebajó la calificación de Estados Unidos a "AA-plus" y desencadenó una cascada de rebajas, así como una caída en los mercados de valores.

Las bolsas descendían en Asia el jueves, mientras los inversores seguían recelosos de los activos de riesgo debido al golpe que sufriría la economía mundial si Estados Unidos entra en suspensión de pagos. Las letras del Tesoro con vencimiento en torno al 1 de junio, la fecha clave en la que el país se quedaría sin dinero, han estado bajo presión durante semanas y fueron objeto de nuevas caídas, empujando los rendimientos de los títulos con vencimiento el 1 de junio hasta el 7,628%. [MKTS/GLOB]

"No es del todo inesperado, dado el caos que suponen las negociaciones sobre el techo de la deuda", dijo Tony Sycamore, analista de IG Markets en Sídney.

Las negociaciones entre el Gobierno del demócrata Joe Biden y los republicanos del Congreso están en un punto muerto sobre el aumento del techo de deuda de 31,4 billones de dólares y Fitch dijo que su calificación podría bajar si Estados Unidos no aumenta o suspende su límite de deuda a tiempo.

"Fitch aún espera una resolución sobre el límite de deuda antes de la 'fecha clave'", dijo la agencia crediticia en un informe.

"Sin embargo, creemos que han aumentado los riesgos de que el límite de deuda no se eleve o suspenda antes de la fecha límite y, en consecuencia, de que el país pueda empezar a incumplir los pagos de algunas de sus obligaciones".

Fitch dijo que la imposibilidad de llegar a un acuerdo "sería una señal negativa de la gobernanza en general y de la voluntad de Estados Unidos de honrar sus obligaciones de manera oportuna" y sería poco probable que fuera compatible con una calificación "AAA".

Un portavoz del Tesoro estadounidense calificó la medida de advertencia y dijo que subrayaba la necesidad de un acuerdo. La Casa Blanca dijo que era "una prueba más de que el impago no es una opción".

VIGILANCIA

La categoría de "vigilancia" u "observación" negativa de la calificación de la deuda indica que hay una mayor probabilidad de un cambio de la misma y la dirección probable de tal cambio. Es diferente de una "perspectiva de calificación", que indica la dirección en que una calificación es probable que se mueva en un período de uno a dos años.

Fitch predice ahora que Estados Unidos gastará más de lo que ingresa, creando un déficit del 6,5% de la economía total del país en 2023 y del 6,9% en 2024.

Entre las demás agencias de calificación crediticia, Moody's también tiene una calificación de "Aaa" para Estados Unidos con perspectiva estable, la evaluación de solvencia más alta que Moody's otorga a los prestatarios.

La calificación de S&P Global es "AA-plus", la segunda más alta posible. S&P despojó a Estados Unidos de su codiciada máxima calificación por un enfrentamiento sobre el techo de la deuda en Washington en 2011, pocos días después de un acuerdo que, según la agencia en aquel momento, no estabilizaba "la dinámica de la deuda a medio plazo".

Moody's dijo anteriormente que espera que Estados Unidos continúe pagando sus deudas a tiempo, pero las declaraciones públicas de los legisladores durante las negociaciones del techo de la deuda podrían provocar un cambio en sus evaluaciones.

Fitch ya puso a Estados Unidos en vigilancia de calificación negativa en octubre de 2013, durante la disputa por el techo de deuda de entonces.

(Información de Akriti Sharma en Bengaluru, Kevin Buckland en Tokio y Megan Davies en Nueva York; editado en español por Javier López de Lérida y Benjamín Mejías Valencia)