Anuncios

Los jóvenes están cansados del sexo explícito en películas y series: prefieren más amor platónico

Nuevo estudio dice que las generaciones jóvenes quieren menos contenido sexual en películas y series
Nuevo estudio dice que las generaciones jóvenes quieren menos contenido sexual en películas y series

Vivimos tiempos de rápido consumo. Los jóvenes de la actualidad miran series y películas con una velocidad impresionante. Pero aunque los estudios de Hollywood les ofrecen justo lo que quieren, tal parece que algunas preferencias están cambiando. Un nuevo estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) sostiene que los miembros de la Gen Z quieren ver menos contenido sexual en las producciones de la industria del entretenimiento (vía IndieWire).

De acuerdo con la nueva información, al menos un 48% de 1500 jóvenes Gen Z entrevistados por UCLA piensa que “el sexo y el contenido sexual no son necesarios para la trama de la mayoría de las películas y la televisión”. El estudio revela que el 51.1% prefiere ver contenido que presente amistades y relaciones de amor platónico. La Dra. Yalda T. Uhls, fundadora y directora de Center for Scholars & Storytellers y coautora del estudio, comparte su opinión sobre los resultados:

Si bien es cierto que los adolescentes quieren menos sexo en la televisión y en las películas, lo que realmente dice la encuesta es que quieren más y diferentes tipos de relaciones reflejadas en los medios que ven. Sabemos que los jóvenes sufren una epidemia de soledad y buscan modelaje en el arte que consumen. Si bien algunos narradores utilizan el sexo y el romance como atajos para conectar los personajes, es importante que Hollywood reconozca que los adolescentes quieren historias que reflejen todo el espectro de relaciones.

Élite (Fuente: Netflix)
Élite (Fuente: Netflix)

Controversia inevitable

El contenido sexual en series y películas a menudo se critica como innecesario debido a varias razones. La inclusión de escenas sexuales a veces parece forzada y destinada a atraer audiencias o generar controversia, en lugar de servir a la trama o al desarrollo de personajes. Cuando estas escenas carecen de relevancia para la narrativa, pueden percibirse como gratuitas y sensacionalistas, lo que lleva a críticas sobre su incorporación innecesaria en la obra. Además, la presencia de contenido sexual a veces puede trivializar o cosificar a los personajes, especialmente a las mujeres, lo que suscita preocupaciones sobre la objetificación y la falta de representación equitativa en la industria del entretenimiento.

Otra razón para la crítica es que el contenido sexual a menudo puede ser inapropiado o incómodo para ciertas audiencias, como niños o personas que buscan disfrutar de una historia sin escenas explícitas. Esta crítica se basa en la idea de que el entretenimiento debe ser accesible para un amplio público y que las escenas sexuales innecesarias pueden alienar a segmentos de la audiencia. En resumen, la crítica al contenido sexual innecesario en series y películas se deriva de preocupaciones sobre su pertinencia para la narrativa, su potencial cosificación de los personajes y su falta de consideración hacia la audiencia.

Netflix y otras plataformas de streaming como HBO Max o Apple TV+ han adoptado una estrategia de programación diversa que atiende a una amplia gama de audiencias y gustos. La inclusión de contenido erótico o sexual en algunas de sus series y películas permite a los estudios abordar el interés de aquellos espectadores que buscan una experiencia más adulta y, al mismo tiempo, diversificar su oferta de entretenimiento. Esto amplía su alcance y atrae a audiencias con diferentes preferencias.

Además, el negocio del streaming ha aprovechado la ventaja de la visualización a la carta, lo que significa que los espectadores pueden elegir cuándo y dónde ver su contenido, lo que reduce las restricciones de tiempo y lugar para disfrutar de este tipo de material. A través de su plataforma, Netflix puede ofrecer contenido erótico de manera más accesible y privada, lo que ha atraído a un público que prefiere la discreción en su entretenimiento. Aunque esta estrategia ha generado éxito, también ha generado controversia y debate sobre los límites del contenido sexual en el entretenimiento, lo que subraya la complejidad de abordar este tema en la industria del streaming.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Britney Spears desmonta definitivamente la imagen ‘virginal’ de su juventud